Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El rural que demanda servicios | Localidades de la frontera sin cobertura

Pueblos sin móvil en 2021: “El miedo es no poder avisar en una emergencia”

Vecinos de Terroso, en Vilardevós, unen sus firmas para reclamar una solución a la compañía | En otra zona de la ‘raia’, en A Gudiña y Riós, vuelve a fallar la señal

Vecinos de Terroso (Vilardevós), donde llamar por el móvil es inútil. // IÑAKI OSORIO

Vecinos de Terroso (Vilardevós), donde llamar por el móvil es inútil. // IÑAKI OSORIO

Desde Terroso, una aldea del municipio ourensano de Vilardevós, de 174 vecinos y a menos de cuatro kilómetros de Portugal, hay que recorrer por lo menos 2.000 metros para poder llamar por teléfono móvil con algo de cobertura, bien desde la localidad de Florderrei, bien desde una zona que casi se adentra en territorio luso y a la que llega la señal de las compañías del país vecino, que el roaming gratuito permite aprovechar para disponer del servicio.

É o pobo máis grande do municipio e está así. Ben, ben nunca conectou pero é que agora, nada. Hai medo de que pase unha emerxencia e os veciños non poidan avisar. O sábado pasado, un home atopouse mal no bar e tiveron que levalo co coche fóra do pobo, para poder chamar desde alí á ambulancia. Esta é unha poboación con bastante xente maior e precisan un servicio de cobertura. Se nunha leira ou en calquera outro lugar lles dá un desmaio, como avisan? E por outro lado, tamén nos preocupa que a xente queira deixar de estar, sobre todo a máis nova, cando os fines de semana e aínda máis durante os meses de verán vén aquí moita xente, da cidade e doutras zonas, que está fóra”, lamenta María Rojas, residente e integrante de la asociación de montes de la aldea.

“Os técnicos din que levan mirando desde que houbo a avaría, pero non dan coa solución. Os veciños están cabreados, é normal”

Manuel Cardoso - Alcalde de Vilardevós (PP)

decoration

En Florderrei, a unos tres kilómetros de Terroso, también en Vilardevós, sí hay cobertura. // IÑAKI OSORIO

“Os de Terroso teñen que desprazarse ata aquí para chamar, desde a zona alta da aldea, e están enfadados, porque hai máis dun mes que protestan e ninguén o arranxa”, resume José, un vecino de Florderrei.

A finales de junio, una avería en los repetidores dejó sin servicio de móvil a Terroso. Los vecinos se concentraron a mediados de julio para urgir soluciones a la empresa, pero la falta de señal persiste.

“Telefónica pensaba se podía ser por interferencias coas antenas de Portugal, pero comprobaron que non, e agora seguen mirando. Mentres tanto, non hai forma de facer unha chamada polo móbil”, señala el alcalde de Vilardevós, Manuel Cardoso (PP).

El Concello ha promovido una recogida de firmas y, después de cuatro días llamando puerta por puerta, la gran mayoría de los residentes de Terroso –más de 150 rúbricas– ya ha mostrado su adhesión a un escrito que va dirigido a la compañía a modo de protesta y de solicitud apremiante de que acometa una solución que restablezca un servicio básico para el medio rural, más en el supuesto de una emergencia.

“Xa fixemos queixas ante Consumo, agora aportamos as nosas firmas na recollida que fixo o Concello, e se fai falta manifestarémonos”

María Rojas - Vecina e integrante de la asociación de montes

decoration

Una avería en los repetidores de Florderrei y de Berrande afectó al poste que da servicio al pueblo de Terroso. “Os técnicos din que levan mirando desde que pasou pero non dan coa solución. Os veciños están cabreados, é normal”, admite el regidor.

El Concello de Vilardevós, según Cardoso, está dispuesto a seguir insistiendo con la telefónica. “Cambiaron a maquinaria, porque ao parecer o problema era que había pezas queimadas, e nun principio houbo que esperar por elas. Pero desde que están postas tampouco funciona ben”.

Cardoso, al igual que los vecinos, cree que la mejor forma de terminar con esta falta de señal “é que se poña unha antena como é debido, con potencia, porque agora mesmo é un microemisor para cubrir un pobo. Coa antena abarcaría Terroso e outras zonas en sombra. E tamén queremos que exista a opción de que os veciños poidan contratar con máis dunha empresa, que teñan onde elixir, porque agora mesmo só está Movistar”.

Vecinos de Terroso intentan llamar por teléfono, sin éxito. // IÑAKI OSORIO

María Rojas cree que ubicar una antena en la sierra de Penas libres “sería o ideal, porque cubriría a nosa zona e tamén serviría para dar servizo a outros pobos”, destaca. “Xa fixemos queixas ante Consumo, agora aportamos as nosas firmas na recollida que fixo o Concello, e se fai falta manifestarémonos”, considera.

Mientras la solución no llega, y aprovechando que tras una demanda vecinal hace un año se instaló fibra óptica, hay residentes en Terroso que han tenido que contratar el servicio de internet para poder usar la mensajería móvil como alternativa a las llamadas convencionales. “Obrigados por esta situación, os meus pais por exemplo contratárona para ter unha maneira de poder comunicarse”, completa María.

Otras zonas de la 'raia' donde falla la señal

Esta pasada primavera, los vecinos de O Seixo y A Veiga do Seixo, dos aldeas fronterizas con Portugal separadas por el río Mente, que hace de linde administrativa entre A Gudiña y Riós, se concentraron para protestar por la precaria cobertura y reclamar una solución. “La telefonía móvil vuelve a dar problemas y la empresa y el Ministerio se escudan en que no es un servicio esencial, como tampoco internet, hasta que exista una nueva regulación. Esto no puede pasar en pleno siglo XXI”, critica José María Lago (PP), alcalde de A Gudiña.

“Estamos con un proyecto de banda ancha para llevar fibra de 100 megas y dar una solución a la necesidad de internet, pero para la cobertura móvil sería necesario que instalaran un repetidor en condiciones, porque el que ya estaba y fue arreglado vuelve a dar deficiencias”, indica.

El déficit de un servicio básico como este puede causar perjuicios, y el alcalde de A Gudiña recuerda un caso registrado esta pasada primavera que casi termina en tragedia. “Una persona sufrió una picadura de avispa, es alérgica y tuvieron que subir a la montaña para llamar al 112 y que viniera el helicóptero. Casi fallece. Cuando el aparato llegó, tenía cerca de un 70% de saturación de oxígeno”.

"Seguiremos erre que erre"

Con acciones “consensuadas y conjuntas” entre A Gudiña y Riós por este problema compartido, si no hay solución en breve “solicitaremos una entrevista con el subdelegado, que conoce bien la zona, porque fue médico en Riós”, avanza Lago.

“La Subdelegación y el Ministerio, a través de la delegación de Telecomunicaciones, tienen conocimiento de este problema y han mantenido reuniones, pero al final es un tema de la empresa, que tiene que ser la que haga la inversión. Acuden los técnicos y dicen que hay cobertura según los elementos de medición, pero cobertura real no es: en algunas zonas solo hay una raya. Haremos todo lo que podamos, seguiremos erre que erre, hablando y protestando, pero solo nos queda el recurso del pataleo y de la queja”, subraya este regidor, que también advierte de posibles responsabilidades legales si se produce “un accidente o una desgracia”.

Compartir el artículo

stats