Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El comercio se sube a los ‘riders’ de Verín

Javier Méndez (administrativo y ‘rider’) y el creador de la empresa, José Antonio Quintas, en la oficina de Verín. |   // IÑAKI OSORIO

Javier Méndez (administrativo y ‘rider’) y el creador de la empresa, José Antonio Quintas, en la oficina de Verín. | // IÑAKI OSORIO

En tiempos de pandemia, con población confinada y períodos de restricciones en la actividad económica, el reparto a domicilio es un plus. Durante la cuarentena, el emprendedor verinés José Antonio Quintas vio muy claro que había mercado en las poblaciones pequeñas, donde el sector hostelero se quedaba atrás en el intento de sobrevivir en un océano de limitaciones. Una noche pidió una pizza y tuvo que ir a recogerla porque no existía un servicio de entrega a domicilio. La idea de negocio en la que todos ganan tomó forma de camino al restaurante y en cuestión de días creó su propia plataforma digital de reparto a domicilio.

Desde entonces, Roombo no ha parado de crecer. A través de franquicias, hoy está presente en Ponteareas, Porriño, Redondela, Tui, Salceda de Caselas, Salvaterra do Miño y Chaves (Portugal), y en breve empezará a rodar también por el Mediterráneo, con una apertura prevista en Játiva (Valencia).

El ‘Amazon’ local

Los cinco ‘riders’ iniciales son ahora 63 y la aplicación web de pedidos alcanza los 220.000 clientes. Un precedente de éxito y base suficiente para ampliar mercado e incluir todo tipo de tiendas. En dos semanas, la empresa abrirá la sección ‘Store’ y se convertirá en el ‘Amazon’ del comercio local.

“En Verín mucha gente me conoce y cuando empecé con Roombo muchas tiendas de Verín me preguntaban si también podían entrar”, explica Quintas. Lo intentó, comenta, pero la web se convirtió en un “batiburrillo” de tiendas y restaurantes. “Para hacerlo, hay que hacerlo bien”, sostiene, por eso decidió dejarlo y centrarse únicamente en la hostelería.

En dos meses, la app de comidas ya funcionaba en Verín y Chaves (Portugal), y en tres estaban también en Redondela, con una media de 2.000 pedidos mensuales en cada ubicación y un negocio “muy rentable” en pequeñas localidades a las que, por población, no llegan los grandes como Glovo, Deliveroo o Just Eat. La diferencia que marca Roombo, destaca Quintas, es la apuesta por la empresa local y el empleo en medio de una crisis sanitaria y económica: ‘riders’ contratados y un margen del 16% por pedido frente a la horquilla del 35% al 42% que aplican las grandes plataformas digitales.

Imagen de la aplicación, con las tres opciones: comidas, tiendas y web. FdV

Con este “camino andado” surge RoomboStore, que recupera la idea inicial de incluir a las tiendas en la app. La empresa empezó a trabajar en esto hace seis meses y el lanzamiento es inminente. “Será una tienda ‘online’ de cualquier tipo de producto dentro de la misma aplicación, a la que puede adherirse cualquier comercio, de cualquier lugar”, explica Quintas. La única cuota que abonará el establecimiento son 25 euros al mes más IVA, y sin comisiones. “Da igual que vendan un artículo o cien, siempre pagan lo mismo y no hay compromiso de permanencia”. Además, el equipo profesional de Roombo se encargará de subir los 25 primeros productos, y el resto será trabajo del cliente. “La única condición que ponemos y que vamos a verificar es que la empresa tenga una tienda física y que no pertenezca a una multinacional; tengo muy claro que quiero que sea comercio local y por eso ponemos una cuota asequible”, señala.

Quintas destaca que el hecho de incluir la sección ‘store’ en la app ya consolidada de Roombo ofrece una ventaja clara: “Ya contamos con más de 220.000 clientes en la app de comidas que podrán ver todos los artículos que se vendan en RoomboStore en su teléfono”. Aunque también podrá accederse a través de la web.

“Con la aplicación de comidas hemos generado movimientos de 20.000 a 60.000 euros en localidades en las que antes no se movía ese dinero, y eso es bueno para todos porque el restaurante va a contratar personal y ese dinero va a repercutir en la zona. Con las tiendas queremos lo mismo y que la gente vea que en lugar de comprar en Amazon puede hacerlo a un establecimiento que tiene una tienda física”, explica.

El emprendedor ya ha iniciado contactos para adherir tiendas y este viernes tiene una reunión con la directiva del Centro Comercial Abierto de la ciudad de Ourense.

Compartir el artículo

stats