Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Es lunes y toca ir a trabajar: “Con la bici, vas más rápido y no pierdes tanto tiempo”

José Manuel llega cada día al Concello en bicicleta y lo mismo hacen Nuria y Elena sus respectivos trabajos en el centro de Ourense | Demandan más educación e infraestructuras

Nuria Blanco, José Manuel Da-Cunha y Elena Nóvoa, con sus bicicletas en el Parque de San Lázaro. |   // FERNANDO CASANOVA

Nuria Blanco, José Manuel Da-Cunha y Elena Nóvoa, con sus bicicletas en el Parque de San Lázaro. | // FERNANDO CASANOVA

José Manuel Da-Cunha lleva toda su vida ligado al mundo de la bicicleta. Él, como una ínfima parte de la sociedad ourensana, utiliza habitualmente la bicicleta como medio de transporte: “La uso para todo para ir a trabajar, para ir al supermercado, para ir a hacer un recado, para todo, es un medio más rápido”. Sobre la imagen de la bicicleta en la capital ourensana, señala que “esa fotografía idílica de padres y madres con sus hijos en el portabebés que se ve en países europeos aquí no se ve”.

"En la bici me lleva 10 minutos y en coche me llevaría lo mismo más aparcar"

decoration

Es cierto que no se ve, pero Nuria Blanco y Elena Nóvoa visibilizan esa imagen tan europea. Nuria dice que “sí que tengo un bebé y lo llevo en la bicicleta para ir a la guardería y después voy a trabajar en bici. Conozco el trayecto de memoria casi, pero si veo que hay un poco de peligro me bajo y voy andando”. Elena explica que “mi hijo también conoció el portabebés durante tiempo para desplazarse por la ciudad. A mí por ejemplo me gustaría él que se lo tomara como un medio de transporte habitual, por ejemplo para ir al colegio en bicicleta, cuando sea más grande”.

Todos señalan que es el medio más rápido para moverse por la ciudad. José Manuel comenta que “de norte a sur la ciudad es bastante llana y la puedes utilizar todos los días, así evitas buscar para aparcar”. Elena minuta el comentario diciendo que “con la bicicleta tardo 10 minutos la aparco al lado de mi trabajo y ya está, sin embargo con el coche llegaría en diez minutos y tendría que encontrar sitio para aparcar rápido para igualar el tiempo, pero la media es de 20 minutos para encontrar aparcamiento”. Nuria señala que “a mí no me lleva ni diez minutos voy del Jardín al Paseo y la verdad que se llega rápido en bicicleta”.

Nuria, Elena y José Manuel por la calle del Paseo. //FERNANDO CASANOVA

"Aunque la norma sea ir a 30 km/h, nadie va a esa velocidad"

decoration

A pesar de la reducción a 30 km/h, todos coinciden en que “nadie va a esa velocidad, ni turismos, ni autobuses y se ve por ejemplo en calles como la Avenida de la Habana y o Emilia Pardo Bazán”. Pero sobre su ruta diaria, especifican que “al ser calles que priorizan al peatón vas con más seguridad eso es cierto, porque si vas por la carretera siempre hay algún acosador o mal educado que te grita que te apartes”. José Manuel añade que “es que la gente todavía no sabe que te puede adelantar por línea continua. Hay que invertir más en educación y conciencia para el uso de la bicicleta, pero también para respetar al ciclista”.

No solo piden más educación y conciencia, si no que también demandan infraestructuras adaptadas. Elena Nóvoa arguye que “en los barrios se podían adaptar carriles para fomentar el uso de la bicicleta”. Nuria pide que “si la administraciones quieren conseguir una ciudad más sostenible deben eliminar barreras, reducir más el tráfico por la ciudad y dejar que las bicicletas se puedan subir a los autobuses”.

José Manuel recuerda el PMUS: “Ese era un gran plan porque proyectaba una gran almendra peatonal y así se fomentaba el uso de la bicicleta entre la gente por el centro de la ciudad, pero con la norma a 30, que nadie la cumple, parece que no lo harán”.

Nuria no perdona ni en invierno la bicicleta, José Manuel va a trabajar sobre dos ruedas y por la tarde hace alguna escapada por la carretera, y Elena ancla la bici al lado del trabajo. Ellos representan una ínfima parte de los que destierran el coche en Ourense.

Compartir el artículo

stats