Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

CRISIS SANITARIA GLOBAL

Ourense alcanza la inmunidad de grupo con la quinta ola tocando techo en la capital

El área sanitaria supera el 70% de la población con la pauta completa | 25 días después se reducen los activos en la provincia y la ciudad

Un cliente enseña el resultado de una prueba negativa al dueño en el Bar Montgre.   | // IÑAKI OSORIO

Un cliente enseña el resultado de una prueba negativa al dueño en el Bar Montgre. | // IÑAKI OSORIO

Ayer, Josefa Rodríguez y Verónica Civeira, las coordinadoras del equipo de vacunación del área sanitaria de Ourense, Verín y O Barco esperaban en el nuevo edificio de hospitalización del CHUO a Óscar para celebrar un nuevo récord en la vacunación con 200.000 personas con la pauta completa en la provincia, lo que supone más del 70% de la población diana inmunizada en la provincia. Óscar, profesor de profesión y vacunado con Pfizer, recorrió los pasillos y recibió un diploma con el 200.000 del equipo de enfermería agradeciendo la labor a los profesionales sanitarios por su compromiso y dedicación durante toda la pandemia.

El próximo martes se cumplen siete meses desde que Inocencio Corbal fuera el primer ourensano en vacunarse frente al COVID y desde entonces se han ido completando etapas para conseguir una inmunidad de rebaño que permitiera saborear la normalidad de antaño, pero no está siendo así. Con el 70% de la población diana inmunizada, no es suficiente para controlar un virus que se muestra descontrolado en la provincia con una incidencia de 726 casos a 14 días en la provincia y de 1.110 en la capital ourensana.

Jácome: "Por fin desciende los casos activos en la ciudad de Ourense"

decoration

Precisamente esta situación parece que está tocando techo en la provincia donde ayer, por primera vez, desde hace 25 días se registró un descenso de casos activos pasando de 2.341 a 2.332, un descenso mínimo pero que puede suponer el pico de la pandemia. Para ello, habrá que esperar a que se confirme en los próximos días la tendencia a la baja. Otro dato para celebrar es el descenso moderado de casos activos en la capital donde la explosión está provocando saturación en los centros de salud e insuficiente rastreo en los nuevos casos. Ayer, se contabilizaban 1.233 casos, es decir, 34 menos que la jornada anterior. El regidor ourensano, Pérez Jácome, señaló que “por fin remiten los casos activos en la ciudad”. Y es que la capital, igual que la provincia, llevaba 25 días sin ver un descenso de casos activos desde el 30 de junio.

Las autoridades sanitarias realizaron cribados por todos los puntos de la provincia donde la explosión de casos y de incidencia aumentaba e incluso hubo varios en la capital ourensana.

Las terrazas del PonteVella en funcionamiento. | // I.O.

Restricciones y certificado

Ayer se iniciaba el nuevo mapa de restricciones que impuso el gobierno gallego para intentar frenar la situación epidemiológica en la provincia de Ourense y especialmente en O Barco, Barbadás y Ourense. Uno de los sectores afectados, como cada vez que hay restricciones, la hostelería se mostraba crispada por tener que pedir certificados a los clientes en interiores. “Primero el código de registro, después el medidor de CO2, después los aforos y ahora esto, no somos policías para decirle a la gente que una cosa y la otra, tenemos que atender un bar, trabajar, ir a la cocina, estar atentos, no podemos estar atentos a todo”, decía un hostelero del casco histórico con la terraza llena.

"Nosotros cerramos el interior, creemos que es atentar contra la intimidad de la gente"

decoration

Otro propietario de un establecimiento hostelero comentaba que “nosotros por ejemplo vamos a seguir con nuestro interior cerrado al 50% solamente con la terraza y el servicio a domicilio. La nueva medida adoptada por la consellería de Sanidade nos parece que atenta contra la intimidad de los clientes y que no podemos hacer ni de inspectores ni de policías”. La sensación en el sector de la hostelería es de hartazgo por las continuas restricciones en un sector en el que los contagios se reducen a un mínimo porcentaje. Entre los profesionales hay algunos que entienden las medidas y las comparte y otros que no las comparten.

Ayer la imagen en la mayoría de los bares era la petición de los certificados de vacunación, los certificados de recuperación de COVID o los certificados de pruebas negativas. Eran pocos los clientes que se decidían entrar al interior de los diferentes restaurantes y bares, decantándose más por permanecer en la terraza.

Ourense encara una semana decisiva donde verá si la quinta ola remite en la provincia y en la ciudad o si por el contrario, todavía duran los efectos. Ayer, el hospital ourensano rebaja la presión asistencial a 36 pacientes y se mantenían uno en el comarcal de Verín, otro en el comarcal de O Barco y otro en cuidados intensivos.

Prueba piloto en Ourense: “Vino mucha gente sin cita previa”

El Sergas puso a disposición de aquellos jóvenes no vacunados o que no tuvieran la pauta completa un Cribabús para detectar casos positivos asintomáticos pero también con el objetivo de dotar de certificados aquellos que dieran negativo. A primera hora de la mañana, se agolpaba una decena de personas de las que solamente dos tenían cita. Durante la tarde, señalaban las enfermeras que “vino mucha gente sin cita previa e intentamos atenderlos a todos”. Algunos tampoco respetaron el turno que les tocaba ya que llegaron por la mañana teniendo cita a la tarde o durante la tarde teniendo cita por la mañana. La prueba piloto fue bien valorada, pero con “escasas citas” por los usuarios.

Dos enfermeras realizan un test de antígenos a dos jóvenes | // I.O.

Compartir el artículo

stats