La escultura de bronce “O Home da Rabeda”, obra de Xosé Cid, vuelve a lucir en el Parque Miño luego de la restauración de los daños sufridos a consecuencia de un acto vandálico el pasado mes de abril. La escultura fue robada de su emplazamiento original, apareciendo días después a escasos metros de la zona con evidentes signos de maltrato: rozaduras, cortes y mutilación del sistema de amarre a la piedra. Después de estar custodiada en dependencias policiales, dicha escultura se sometió la una restauración integral y, desde ayer, vuelve a ocupar su lugar original desde 1996. Según fuentes municipales la restauración se hico en el propio taller del artista y señalaron que las otras dos esculturas “Maternidad”, de Manuel Buciños, está en proceso de restauración, y la “Serea aleitando un fillo”, de Arturo Baltar, sigue desaparecida.