Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

TRANSPORTE URBANO

“Fifi” ya se sube al autobús en Ourense

Ourense es una de la siete ciudades españolas que permiten a los animales el uso del transporte público, como la perra de Francisco Mosquera que “está encantada”

Francisco Mosquera en el interior de una línea de autobús en la ciudad de Ourense.   | // BRAIS LORENZO

Francisco Mosquera en el interior de una línea de autobús en la ciudad de Ourense. | // BRAIS LORENZO

San Sebastián, Irún, Cartagena, Fuengirola, Palma de Mallorca, San Cugat del Vallés y Ourense. Esa es la nómina de ciudades españolas que permiten que los animales utilicen el transporte público (bus, metro o tranvía) con el cumplimiento de una serie de requisitos y condiciones. “Fifi” por fín puede subirse al autobús urbano de Ourense. Francisco Mosquera, vecino de Seixalbo y su propietario, ya disfruta del permiso para subirse al autobús con su fiel compañera desde hace meses y celebra que se haya dado este paso adelante por parte del Concello y de la concesionaria de transportes que gestiona los urbanos de la ciudad.

El nuevo reglamento del transporte urbano, que entró en vigor el pasado mes de marzo, recoge que además de los perros guías y de asistencia, se permite acceder a los vehículos portando animales de compañía, sin abonar suplemento, sujetos o en los receptáculos idóneos, siempre que no supongan molestias o peligro para el resto de los usuarios o para el vehículo.

En el caso de los perros deberán viajar con correa y bozal y tumbados bajo el mismo asiento que ocupe su propietario, entre la puerta delantera y la central. Nunca podrá haber más de dos animales dentro del autobús y estará supeditado a la ocupación del mismo según los criterios del personal de la empresa.

Francisco Mosquera señala que “antes no había esa conciencia de poder llevar al perro en el autobús o en un transportín porque no lo permitía el reglamento, pero yo por ejemplo a veces lo llevaba en una bolsa con ventilación y allí iba quieta y segura. Antes los usuarios me decían que no se podía que estaba prohibido y cosas así, pero ahora ya no, ahora ya se puede y la gente tiene otra mentalidad con los animales. Muchos de ellos se paran a decirme que así es como hay que cuidar a los animales y es que nos hacen mucha compañía y sobre todo a esas personas que están solas, son esenciales”.

Mosquera: "Fui el primero en conseguir el certificado"

decoration

Francisco es uno de las seis personas en la ciudad que tienen la certificación en regla para poder subir a sus mascotas al autobús. El reglamento especifica que “el animal de compañía deberá poseer título acreditativo para subirse al transporte otorgado por la administración local o por la concesionaria del servicio”. Para ello, Francisco comenta que presentó el seguro del perro, el certificado del veterinario sobre vacunación y la identificación del microchip de “Fifi”.

Y añade que “siempre llevo la documentación encima en este carrito, me la pidieron dos veces como mucho, pero algunos me conocen y ya no me la piden. Pero siempre llevo toda la documentación y el permiso por si me lo piden”.

Francisco Mosquera espera al autobús para subirse en la parada de la Alameda. //BRAIS LORENZO

Un conductor de autobús confirma que muy poca gente sube con perros a pesar de que no hace falta llevar transportín y que la forma de conseguir el permiso, actualmente, es sencilla. El ourensano dice que “yo no soy partidario de que el perro suba sin transportín porque el perro tiene sus necesidades y a veces no se aguanta. Por eso creo que es necesario el transportín”. Francisco saca pecho y dice que “luchamos mucho porque se subiera el transportín al autobús y fui el primero de Ourense en tener el permiso para poder llevar a Fifi en el bus”.

Las generaciones cambian y la mentalidad también, ahora hay más respeto por los animales. Francisco señala que “creo que la conciencia y la visión de la gente ha cambiado para bien, porque ahora la gente que tiene animales los tiene bien cuidados, con sus vacunas, con sus cuidados y de forma responsable para darles una buena vida. Quien quiera animales así tiene que hacer y si no, que no los tenga”. Mientras se sacan la foto en el bus, Francisco describe que “Fifi va encantada, ya véis”.

Compartir el artículo

stats