Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Rezo colectivo y al aire libre por la fiesta islámica del cordero

Decenas de miembros de la comunidad musulmana de Ourense conmemoran la fiesta mayor de esta religión

Decenas de practicantes del islam en Ourense se reunieron ayer a primera hora para el rezo. // IÑAKI OSORIO

Decenas de practicantes del islam en Ourense se reunieron ayer a primera hora para el rezo. // IÑAKI OSORIO

Entre porterías de fútbol y canastas de baloncesto, en la cancha deportiva del barrio ourensano de A Carballeira, cerca de un centenar de hombres que profesan el islam, de distintas nacionalidades y edades, celebraron a primera hora de ayer martes, 20 de julio, un rezo colectivo para conmemorar el Eid Al Adha, conocida como la fiesta del sacrificio o del cordero, un día grande para los practicantes de esta religión, en el que sacrifican un animal de esa especie –en el mismo día lo degustan en familia, cada uno en su domicilio–, para honrar así la abnegada entrega y la voluntad del profeta Abraham (Ibrahim, en árabe), quien se mostró dispuesto a sacrificar a su hijo Ismael (en la tradición cristiana es Isaac) como un acto de obediencia a Dios, antes de que Dios, clemente, interviniera y proporcionara un cordero para que el padre sacrificara a este animal en lugar de tener que matar a su hijo.

Participantes en el rezo de ayer en A Carballeira. // IÑAKI OSORIO

Además, es una fecha que, dos meses después de la finalización del Ramadán, supone para el islam la conclusión del rito de la peregrinación –uno de los cinco pilares de la religión– para los musulmanes que se encuentran en La Meca.

Según el Estudio Demográfico de la Población Musulmana, publicado por la Unión de Comunidades Islámicas de España, en todo el país hay 2,091 millones de personas musulmanas (la estadística es de 31 de diciembre de 2019). Hay 19.971 en Galicia, de las que 1.675 personas residen en la provincia de Ourense (1.213 extranjeros y 462 españoles). En la ciudad son más de 300 practicantes.

Varones de distintas edades y nacionalidades participaron en la oración colectiva. // I. OSORIO

La mezquita se encuentra en A Carballeira; el rezo de la festividad del cordero se celebró en el barrio pero al aire libre, lo que ayudó a reforzar las medidas de seguridad frente a la pandemia de COVID, con la incidencia disparada en Ourense, la peor ciudad de Galicia.

La oración comenzó pasadas las 8 del martes. Tras este acto colectivo, los hombres se marcharon para ir a recoger los corderos a distintos lugares de la provincia, sacrificarlos mediante el rito halal –se procura causar al animal el mínimo dolor posible, dirigiendo la cabeza del mismo hacia La Meca y desangrándolo por completo–, para degustarlos después en familia en sus hogares.

El encargado de dirigir la oración. // IÑAKI OSORIO

Compartir el artículo

stats