Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El ascenso de los positivos se ralentiza, pero el riesgo de contagio sigue siendo “muy alto”

Actualmente solo está permitido el consumo en terrazas, con la mitad de su aforo máximo.   | // IÑAKI OSORIO

Actualmente solo está permitido el consumo en terrazas, con la mitad de su aforo máximo. | // IÑAKI OSORIO

El crecimiento disparado de los casos en Ourense ciudad está en el foco de la Consellería de Sanidade y también de los expertos que integran el comité clínico que se reunió ayer para acordar nuevas medidas de restricción para contener la pandemia. Las decisiones se conocerán hoy pero el presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, apuntó este martes en una visita a la estación de autobuses de A Ponte, que la situación es especialmente preocupante. Los datos así lo ratifican: 1.154 positivos en la capital y una incidencia acumulada a 14 días de 1.054 casos por cada cien mil habitantes. Es la ciudad gallega con la peor evolución y ya se encuentra en nivel alto de restricciones desde este sábado.

“No hay riesgo de colapso hospitalario, pero hay un incremento en UCIs y hospitalización que nos preocupa y que vamos a intentar atajar dentro de las posibilidades que tenemos”, advertía Feijóo horas antes de la reunión del comité clínico. Como primera medida, el presidente se refirió a “subir de escalón” a aquellos ayuntamientos en situación de “alta intensidad de contagios”, como es el caso de la capital de As Burgas, dijo: “Está en una situación de contagio muy alta; necesitamos tomar medidas”, advirtió.

“La ciudad de Ourense está en una situación de contagio muy alta; necesitamos tomar medidas”

decoration

En este sentido, defendió que la hostelería “cuando está bien montada no es foco de contagios”, y avanzó que se implementarán soluciones para que este sector pueda mantener su actividad en lugares “de alta incidencia como Ourense”. En esta línea, dejó ver la posibilidad de exigir certificado de vacunación o PCR negativa para acceder a los locales: “Pediremos que los usuarios acrediten su situación epidemiológica y de inmunidad, y a partir de ahí tomaremos las decisiones que corresponda”, señaló. No obstante, son medidas que se confirmarán hoy.

Situación en los concellos

En el conjunto de la provincia, los contagios siguen al alza pero a menor velocidad que en los días previos. El martes sumó 98 positivos nuevos y son 2.086 los casos activos. O Barco tiene 176, Barbadás 102, O Carballiño 96, Xinzo y Pereiro 36, Allariz 35 y Avión 31. El resto menos de 30 y solo 15 concellos están libres del virus.

La situación en la UCI ha mejorado, con el alta de dos pacientes, pero crece la carga en planta, con 36 pacientes COVID. La mitad tienen menos de 50 años y también varios con 60 que no están vacunados o que no completaron la pauta. Preocupa el incremento de pacientes mayores. En los últimos 5 días ingresaron 8 enfermos con más de 80, uno de ellos con 95 años.

María Dolores Díaz, unidad de Enfermedades Infecciosas. | // I.O.

“Al mínimo síntoma hay que llamar; es mejor un test de más que circular con el virus”

A la planta de hospitalización COVID del CHUO han llegado pacientes infectados que tardaron varios días en dar importancia a los síntomas. “Me ha coincidido con varios. Dicen que llevaban un tiempo con tos pero que no pensaron que era esto”, señala María Dolores Díaz, doctora de la unidad de Enfermedades Infecciosas del servicio de Medicina Interna del CHUO. Un error, porque durante esos días esas personas hicieron vida normal y el virus circuló con ellos en el trabajo, de vinos o en una reunión de amigos.

“Cualquier mínimo síntoma puede ser COVID, una pequeña febrícula, una tos tonta... En cuanto aparece, la gente tiene que pensar en la enfermedad, aislarse y diagnosticar. Al mínimo síntoma, aunque parezca una tontería, tienen que decirlo e ir al médico. Es mejor hacerse un test de más que una persona circulando con el virus”, insiste la doctora.

Esta prevención es esencial en un momento en el que la transmisión está descontrolada en Ourense y empieza a tener un impacto serio en la hospitalización.

La mitad de los 38 ingresados a fecha de ayer en el CHUO son menores de 50 pero hay ocho que son mayores de 80 que están vacunados, pero que por edad, porque tienen enfermedades de base o simplemente porque sus defensas han envejecido con ellos como es natural, precisan cuidados asistenciales.

“Una infección respiratoria leve puede descompensar enfermedades de base y derivar en cuadros graves a pesar de estar vacunados”

decoration

“La vacuna protege y mucho, pero no a todo el mundo. Hay que pensar que el sistema inmunitario de las personas mayores también envejece y su respuesta a la vacuna es menor. Es un error pensar que si los abuelos están vacunados ya podemos exponerlos al contagio”, advierte Dolores Díaz. “Una infección respiratoria leve los puede descompensar y pueden llegar a presentar cuadros graves a pesar de estar vacunados”.

Mejor evolución

Aunque el perfil del paciente hospitalizado ha cambiado y ahora la media de edad es más baja, el motivo del ingreso sigue siendo mayoritariamente la insuficiencia respiratoria. “Ahora tienen mejor evolución y más rápida, los pacientes que van a UCI, en 4 o 5 días ya están en planta”, apunta Dolores Díaz, que muestra su preocupación por la situación de Ourense y anima a la población a cumplir las medidas de protección: “Está en nuestras manos, lo único que tenemos que hacer es evitar la transmisión”, dice.

Los cribados revelaron más de 150 casos asintomáticos

Para frenar el avance del virus, que se extiende de manera descontrolada entre la población más joven, desde hace dos semanas se han impulsado de nuevo los cribados poblacionales, dirigidos esta vez de manera directa al colectivo entre 16 y 35 años. La participación está siendo baja, en torno al 50% de los convocados y en ocasiones incluso por debajo de ese porcentaje, pero al menos de su realización han aflorado positivos que estaban ocultos tras la ausencia de síntomas. Desde el 8 de julio, fecha en la que se realizó el primero en Ribadavia, se han detectado a través de estos cribados preventivos un total de 159 positivos asintomáticos. Dos en Ribadavia, 120 en los tres que se realizaron en Ourense para jóvenes de la ciudad de As Burgas y Barbadás, 14 en O Barco y 23 en el cribado comarcal de Ourense este lunes. Ayer fuer el turno de la comarca de O Carballiño, cuyos resultados todavía no se conocían al cierre de la edición.

Compartir el artículo

stats