El Penal 1 de Ourense celebró ayer un juicio contra un hombre, con dos sentencias firmes de 2019 por sendos delitos de robo con fuerza, acusado de la misma infracción en el punto limpio de Santa Mariña, en tres ocasiones, tras saltar el muro y la valla perimetral, en pleno confinamiento domiciliario debido a la pandemia de COVID. El primer robo de chatarra fue el 19 de marzo de 2020, recién comenzado el primer estado de alarma; el segundo el 26 de abril –en unas instalaciones anexas del Concello de Ourense desapareció además una batería de tractor–; y el tercero el 9 de mayo de 2020.