Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Jácome extiende a las cabinas y soportes del contrato de bicis su guerra al 'mobiliario basura'

“Seremos la primera ciudad de España libre de mupis”, afirma | También eliminará los repetidores de la antigua red wifi gratuita

Jácome asistió a la retirada del mupi de Parque San Lázaro.  | // IÑAKI OSORIO

Jácome asistió a la retirada del mupi de Parque San Lázaro. | // IÑAKI OSORIO

Los mupis de Ourense pasarán a la historia esta semana. El alcalde de la ciudad, Gonzalo Pérez Jácome, asistió ayer a la retirada de uno de los últimos postes publicitarios y pantallas digitales que siguen en pie en el núcleo urbano desde que el pasado mes de mayo la empresa contratada empezó a retirarlos.

El regidor eligió el del Parque San Lázaro para anunciar, mientras los operarios serraban el poste como si fuese un árbol, que la batalla contra el “mobiliario basura” no termina aquí. Esta cruzada, que Jácome emprendió cuando estaba en la oposición, se extenderá a las cabinas telefónicas y a los seis soportes del inactivo servicio municipal de préstamo de bicicletas. Tampoco se salvan los repetidores de la antigua red wifi gratuita que impulso el gobierno socialista.

“Estamos adecentando la ciudad y retirando el mobiliario basura. Este es el mensaje. Mobiliario basura que lleva 20 años en Ourense”, recalcó el alcalde. Aprovechó la comparecencia en la esquina del Parque San Lázaro frente a la Subdelegación del Gobierno para anunciar también que el paquete de 62 millones de euros para obras que el gobierno local espera liberar en septiembre incluye la construcción de una gran plaza en este espacio, en el corazón de la ciudad, “que será peatonal”. El proyecto, dijo, contempla “una fuente de las mejores de España, que será un espectáculo, literalmente, con una hora al día de espectáculo de luz y agua”.

El mupi de San Lázaro es representativo de esta guerra al “mobiliario basura”, señala Jácome, porque supone una barrera arquitectónica, pero también visual, plantado justo delante de una de las entradas al emblemático parque. “Es el que simboliza el feísmo urbanístico por excelencia y el sinsentido”. Explicó que la repercusión económica en las arcas municipales era “ridícula”. Unos 200 euros al mes de ingresos, apuntó en referencia al poste de San Lázaro. De hecho, ya en el gobierno local, el regidor decidió no renovar el contrato de explotación (venció a finales de 2020) que reportaba unos 120.000 euros de ingresos anuales.

El coste de la retirada asciende a 40.000 euros y los trabajos ya se acercan al final. Quedan cinco mupis más por retirar de un total de 120 y tres pantallas digitales instaladas en Pardo de Cela, Bispo Cesáreo y Sáenz Díez.

Se salvan los postes que funcionan con reloj y termómetro. “Son un clásico de Ourense y dan una información; su existencia está justificada. Los mupis no, son meros anuncios comerciales por una contrapartida económica ridícula”, incidió.

De esta manera, afirma Jácome, “somos la primera ciudad de España que quedará libre de mupis. San Sebastián será la segunda porque los restringe solo a las marquesinas, que ahí sí tiene sentido. Pero en la calle, en cualquier sitio, por las cantidades que se pagan por publicidad, no”.

Además, el concello ha empezado a retirar del espacio público las cabinas de teléfono. Las últimas en Padre Feijoo y la calle Paseo. “Quedan algunas porque no todas se pueden retirar, pero no tienen utilidad práctica. Aunque también habrá que indultar alguna para el recuerdo”, indicó.

Los soportes de las bicicletas de préstamo (sin bicicletas desde hace años) también serán borrados del mapa urbano. “Otra aberración de una concesión que fue un desastre”, indicó Jácome, que criticó, además, que se hubiesen instalado en parques y zonas peatonales como Bispo Cesáreo estando prohibido el uso de la bicicleta en dichos lugares. Una “inepcia”, dijo, que el gobierno local pretende resolver en la futura licitación de un servicio similar de bicicletas eléctricas, 300 en total, que previsiblemente se integrará en el pliego del transporte urbano.

Fotomatón de la calle Mestre Vide, en As Lagoas. | // IÑAKI OSORIO

El fotomatón de As Lagoas tiene los días contados

Viente años retratando a los ourensanos sin coste alguno en tasas para el propietario. La junta de gobierno local acordó ayer retirar el fotomatón de la calle Mestre Vide, en el entorno de la Comisaría, dejando sin efecto la autorización concedida en enero de 1994, que está caducada. Además, durante este tiempo se produjo una transmisión de dicho permiso “sin consentimiento municipal”. De ahí que el gobierno haya decidido retirarla del espacio público.

“Llevaba ahí toda la vida y en los últimos 20 años le ha pagado al Concello cero euros”, señala el alcalde Jácome. El regidor atribuye esta situación a una “negligencia de los anteriores gobernantes, que no le estaban cobrando la tasa, mientras se producía una competencia desleal a todos los fotógrafos de Ourense en un puesto al lado de la Comisaría, que es donde se presenta el DNI”. Esta situación, no obstante, ha cambiado ya que con la nueva regulación la fotografía del carné y el pasaporte se hace directamente en la sede policial.

Asegura Jácome que el propietario se ha ofrecido a abonar la tasa para mantener el fotomátón, “pero le hemos dicho que no”.

Cs recuerda que se pierde medio millón de euros de ingresos

El portavoz del grupo municipal de Ciudadanos, Pepe Araújo, se mostró sorprendido por la “puesta en escena” del alcalde respecto a la retirada de los mupis ya que, afirma el edil, “desde el punto de vista de la recaudación municipal, supone más de 500.000 euros en un mandato”. Araújo, ha señalado que más allá del dinero que deja de ingresar el Concello, los mupis tenían la función de anunciar campañas relacionadas con la actividad municipal y por eso no entiende que Jácome “lo anuncie tan alegremente ya que, esta decisión también implica que se pierden puestos de trabajo”. En todo caso, puntualiza, “ahora no los necesitamos porque el alcalde no tiene nada que anunciar al tener todo clausurado como la concejalía de Cultura”, pero reclama al alcalde que de aclare cuál es el coste económico de la retirada de este material “y quién hará el mantenimiento de las marquesinas de autobuses y se encargará de la gestión de recogida de pilas, que a partir de ahora, tendrá que realizar el Concello con una empresa externa, ya que ni hay medios ni personal autorizado para tratar este tipo de residuos”.


Compartir el artículo

stats