La junta de portavoces de los grupos políticos del Concello de Ourense se reunió ayer para fijar el calendario de las próximas sesiones plenarias y para debatir el régimen de participación de los cinco concejales no adscritos tras su salida de DO.

En base a un informe técnico del asesor jurídico, iniciar el expediente para que los grupos políticos no sufran pérdidas en su asignación económica, pese a la baja de concejales que pasan al grupo de los no adscritos. La medida deberá ser aprobada por el pleno y el BNG ya ha anunciado que estudiará en detalle el informe, ya que hace referencia a diferentes normas y sentencias.

En lo referente a la participación de los cinco concejales no adscritos a ningún partido político, y que deberán dejar de actuar como un grupo, se acordó que cada uno tendrá un minuto de intervención en el debate de las mociones, a elegir entre el primer o segundo turno de intervención, y de forma indelegable. Además, entre todos los no adscritos podrán presentar una moción por pleno (una moción por edil cada cinco plenos). Esta representatividad rotatoria será la misma en las comisiones de pleno, cuentas y de sugerencias.

La renta de Jácome

Por su parte, los no adscritos exigen que el alcalde haga pública su declaración de renta 2020. Afirman que Jácome “factura por publicidad y comunicación a DO el importe de todas las subvenciones aportadas por Concello y Diputación”.