Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Ourense, Barbadás y O Barco suben al nivel alto y la hostelería clama: “Es inadmisible”

La hostelería dejará de servir en el interior desde el sábado.   | // IÑAKI OSORIO

La hostelería dejará de servir en el interior desde el sábado. | // IÑAKI OSORIO

El ascenso disparado de los contagios ya presagiaba un endurecimiento de las restricciones en Ourense, Barbadás y O Barco, y así lo confirmó ayer el conselleiro de Sanidade, Julio García Comesaña. Tras escuchar al comité clínico el martes por la tarde, la Xunta acordó que tanto la capital de As Burgas, con 692 casos activos de coronavirus, como el municipio limítrofe de Barbadás, con 74, y ambos actualmente en nivel medio, pasen al alto desde la noche del viernes al sábado. O Barco, que ha experimentado un incremento acelerado en la última semana y ayer rozaba el centenar de positivos (96), asciende directamente al nivel más alto.

La evolución epidemiológica negativa en estos tres concellos implica pasar a las restricciones más duras contempladas por Sanidade para contener la expansión del virus. Entre otras cuestiones, implican el cierre total del ocio nocturno y la prohibición en toda la hostelería de servir en el interior de los locales. Además, las terrazas verán reducido su aforo al 50%.

"Volvemos a pagar los mismos"

Un palo al sector en pleno verano. Así lo resumía ayer el presidente de la Unión de Hosteleros Ourensanos, Javier Outumuro: “Es inadmisible; los que llevamos meses al 50% en el interior y no tenemos terraza ahora tenemos que cerrar. ¿Y por qué? Esto clama al cielo; volvemos a pagar los mismos”, señala.

Ribadavia, por ahora en nivel medio, continuará el sábado en esta clasificación pero bajo “vigilancia especial” del comité clínico, ya que, con 37 casos activos y un ascenso que no se detiene, se aproxima mucho a los indicadores más preocupantes, por lo que podrían endurecerse las medidas en los próximos días si no se invierte la tendencia. O Carballiño, con 53 positivos, también estará en nivel medio desde las 0.00 horas del sábado, fecha en la que entran en vigor estas medidas especiales. El nivel medio afecta a la hostelería, que debe reducir sus aforos al 30% en interior y al 50% en terraza. Además, los clientes de pubs y discotecas deberán mostrar una PCR negativa o certificado de vacunación para poder acceder al interior de los locales. Esta medida se aplicará desde el próximo martes también a los municipios que estén en nivel medio-bajo, que son los del resto de la provincia.

No convivientes: máximo 10

A estas medidas se suma también la obligación de limitar a 10 el número de personas no convivientes que pueden ocupar un espacio en terrazas de hostelería, y que hasta ahora era de 15. En interiores se mantiene en 6, con la recomendación de que esta medida se traslade también al ámbito privado.

Este “paso atrás”, en palabras del conselleiro de Sanidade, se produce en un momento de máxima preocupación por el incremento acelerado de los contagios que se está produciendo en la provincia de Ourense. De hecho, esta área sanitaria es entre las siete gallegas la que registra la mayor incidencia acumulada a 7 días (278,5 casos por cada cien mil habitantes) y a 14 días (352). A una semana, casi duplica la gallega.

Hospitalizada con 14 años

Son 1.243 los pacientes con COVID-19 contabilizados ayer en un ascenso muy pronunciado de la curva, con un salto que incorpora 155 casos activos más, y una alta incidencia entre la población joven, todavía sin vacunar y con mayor interacción social. En 24 horas, la provincia sumó 163 positivos nuevos. A diferencia de otras olas, la carga asistencial es ahora menor, con 12 pacientes ingresados a día de ayer en el CHUO y ninguno en UCI.

La edad media en la planta de hospitalización COVID es de 43 años. El paciente mayor tiene 86 años y la menor, que ayer mismo recibió el alta, tan solo 14. Las autoridades sanitarias inciden precisamente en que ningún paciente con coronavirus, pese a su juventud, está exento de pasar por el hospital.

Doble cribado en Ourense

Esta tarde, en el pabellón Paco Paz, de 16.00 a 20.00 horas, está previsto otro cribado entre 3.000 jóvenes de 16 a 35 años en los municipios de Ourense y Barbadás. El segundo en seis días tras el celebrado el pasado sábado, y que reveló 40 casos asintomáticos. Ayer mismo, tras alcanzar la cifra de 2.095 inscripciones voluntarias a las 18.00 horas, el Sergas anunció la extensión de este cribado poblacional a mañana viernes. De manera que se abre a un total de 6.000 jóvenes de ambos municipios, 3.000 cada día, por autocita, y con convocatoria directa y aleatoria por parte de Sanidad si no se alcanza esa cifra. En ambos casos se utilizará el test de antígenos, de manera que los participantes conocerán el resultado a los 15 minutos de la recogida de la muestra.

La vacunación se traslada al Paco Paz hasta el domingo por la celebración del Rally de Ourense. Iñaki Osorio

7.400 citados para vacunarse

La vacunación se ha convertido en una de las principales herramientas en esta lucha. Desde este miércoles y hasta el domingo, los equipos instalados en Expourense se han trasladado al Paco Paz, también en Finca Sevilla, para dejar el recinto ferial a disposición del Rally de Ourense. Entre ayer y el viernes están convocados en toda la provincia 7.422 personas de 30 a 49 años.

Afloran 14 positivos en el cribado de Valdeorras


La elevada capacidad de transmisión que alcanza el virus en esta nueva fase se percibe en el mapa de la provincia, donde cada vez son menos los concellos que se resisten al avance de esta quinta ola. De 92, solo 27 se mantienen sin ningún caso diagnosticado de COVID-19. La capital, con 692 infecciones, concentra el 55,6% de los 1.243 casos activos, y O Barco es la segunda localidad en número de pacientes, 96. Ayer se realizó en este municipio un cribado por test de antígenos al que estaban convocados 2.000 jóvenes de entre 16 y 35 años. Participaron 843 y afloraron 14 positivos asintomáticos.

Compartir el artículo

stats