Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Ourense regresa a las restricciones con 606 casos activos y la tasa de positividad más alta

Ambiente nocturno en la zona de vinos. | // FERNANDO CASANOVA

La transmisión del virus está desbocada y el gerente del área sanitaria, Félix Rubial, ya califica de “explosivo” el aumento de los contagios en la provincia de Ourense, que sumó 141 nuevos casos en un solo día y registra la tasa de positividad en las pruebas diagnósticas más alta de Galicia. Este índice, que se mide a siete días, es uno de los indicadores que se tienen en cuenta a la hora de acordar restricciones y ha pasado del 3% al 12,9% en solo diez días. Casi duplica la tasa media de Galicia, que se situaba ayer en el 7%, y se aleja incluso del 9% de Vigo, que es la siguiente área sanitaria con mayor íncide de positividad.

Esta evolución negativa se traduce en el regreso a las restricciones especiales. Toda la provincia se había mantenido las últimas semanas en el nivel básico, pero a las 0.00 horas de esta noche, la capital de As Burgas, con 352 casos activos, Barbadás (36) y Ribadavia (28) ha entrado en nivel medio. La hostelería debe reducir sus aforos al 30% en interior y al 50% en terrazas y la entrada en pubs y discotecas exigirá PCR negativa o certificado de vacunación. Además, los ayuntamientos deben cerrar plazas y parques públicos para evitar el botellón.

En datos de febrero

En el conjunto de la provincia son ya 606 los ourensanos con COVID-19, una cifra que no se registraba desde la segunda quincena de febrero. Siete de ellos se encuentran hospitalizados y 599 están pasando la enfermedad en su casa. Aunque una gran mayoría son jóvenes y asintomáticos, o presentan una sintomatología leve, el seguimiento domiciliario se realiza desde los centros de salud y la plataforma Telea, lo que ha obligado a redoblar esfuerzos en Atención Primaria.

Las cifras hablan por sí solas del abrupto giro que ha dado la pandemia en las dos últimas semanas. Especialmente en la ciudad de As Burgas, donde la curva ha experimentado un ascenso de vértigo. En cinco días se duplicaron los casos. La capital arrancó la semana con 177 pacientes el lunes y este viernes ya eran 352 tras sumar 68 en solo 24 horas. Desde el 1 de julio, fecha en la que comenzó la desescalada del ocio nocturno, los casos activos se dispararon un 62% en la ciudad. De 135 a 352.

Tres ingresos en un día

La preocupación crece en igual proporción en el área sanitaria, que pide máxima prudencia en las interacciones sociales y uso de mascarilla al aire libre si no se puede garantizar la distancia de protección. La Unidad de Cuidados Intensivos, UCI, se mantiene vacía desde hace varios días, pero la carga asistencial también se ha visto afectada por este drástico repunte. El jueves había 4 pacientes y ayer 7, todos en el Hospital Universitario de Ourense.

El gerente del área sanitaria, Félix Rubial, destaca que el 75% de los contagiados son jóvenes menores de 35 años y llama a la prudencia alertando de que en los entornos familiares todavía hay personas que no han recibido la pauta completa de la vacuna, por lo que todavía hay muchas personas en situación de vulnerabilidad ante los efectos del virus. Para frenar lo antes posible este “crecimiento explosivo” de los contagios, anima a participar en los cribados que se están realizando estos días.

Cribados

En Ribadavia, al que solo acudieron la mitad de los 450 convocados el pasado jueves, se detectaron dos positivos asintomáticos.

El turno corresponde hoy a los vecinos de Ourense ciudad y Barbadás. La cita es en Expourense, que pasará de la vacunación en horario de mañana al cribado por la tarde. La participación, abierta a 3.000 jóvenes de 16 a 35 años, es por autoinscripción y a las 13.00 horas de ayer ya había 1.600 usuarios anotados. La prueba se realizará por test de antígenos, de manera que el resultado llega a los 15 minutos al móvil. Este SMS, en caso de resultado negativo, es válido para acceder a los locales de ocio nocturno, que ya es requisito obligatorio en Ourense ciudad, Barbadás y Ribadavia, donde rige el nivel medio.

Algunos pubs optan por cerrar

Algunos establecimientos, como los pubs Templo y Origen, en la calle Pizarro y Praza do Correxidor, han optado por suspender su actividad. La gerencia de ambos toma esta decisión para “favorecer la contención del COVID-19” y “evitar el contagio entre nuestros clientes y empleados”.

El siguiente cribado, también por test de antígenos, se realizará en O Barco, el miércoles 14, de 15.30 a 20.00 horas, en el pabellón Calabagueiros. Serán citados 1.500 jóvenes de 16 a 35 años. Este municipio contabilizaba ayer 31 casos activos.

Otros puntos en los que ha crecido la incidencia son O Carballiño (27), Allariz (13) y Xinzo (10). El número de concellos libres del virus sigue en descenso y ayer eran 45.

Compartir el artículo

stats