Un total de treinta sombrillas ha donado el Concello de Verín al sector de la hostelería como una de las últimas medidas de apoyo, anunciada en el mes de marzo. Ayer se instalaron las primeras 17 en los locales de la Plaza Mayor, y el resto se colocarán en los bares y restaurantes de diversos puntos de la villa. Para recibirlas deberán tener la licencia de ocupación de la vía pública.

Además de crear una imagen de uniformidad, también se quiere regular de manera definitiva el espacio que cada uno destina a su terraza en la calle, contribuyendo a la reordenación y humanización de la villa.

Estas sombrillas “se emplazarán paulatinamente un total de 120, con las correspondientes mesas necesarias para cada terraza”, indica el alcalde, Gerardo Seoane. Los técnicos municipales diseñaron y marcaron sobre la vía pública el lugar de ocupación de cada negocio que será delimitado por valos de madera y con macetas ornamentales. Las sombrillas tendrán su base ancladas en el suelo, facilitando a los trabajadores retirarlas fácilmente a la hora del cierre.