Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

ACTUALIDAD MUNICIPAL

La futura ordenanza de botellón prohíbe beber en la calle y solo se podrá en interior o terrazas

La edil de Servicios Sociales convocará la comisión “lo antes posible”, tras las imágenes de las últimas semanas en la ciudad | Quiere acelerar la aprobación de la regulación que pretende terminar con dicho fenómeno social

Ambiente en la Plaza de los Suaves durante el fin de semana pasado.   | // FERNANDO CASANOVA

Ambiente en la Plaza de los Suaves durante el fin de semana pasado. | // FERNANDO CASANOVA

Ya lo avisó en el pasado pleno ordinario del Concello de Ourense y lo volvió a reiterar a FARO. La reciente edil titular de Servicios Sociales, Eugenia Díaz (PP) pone en el primer lugar de su agenda política la convocatoria de la comisión de la ordenanza reguladora de la convivencia cívica y la protección de la salud derivada del consumo, venta, publicidad y promoción de bebidas alcohólicas en el espacio público, más conocida, como ordenanza del botellón. El objetivo es tener una norma municipal que complemente en cuanto a régimen sancionador y herramientas a la última modificación de la Ley de Salud de Galicia.

Una moción de Ciudadanos sirvió para visibilizar, todavía más, el problema social que supone dicho fenómeno en las últimas semanas, coincidiendo con el aumento de casos positivos por coronavirus en la pandemia. Para la titular de Servicios Sociales es algo “esencial” reactivar la comisión para la aprobación de una regulación que “ya está muy adelantada” y que prohibe, entre otras medidas, el consumo de bebidas alcohólicas en la calle, sino es en los lugares autorizados. En concreto, la modificación en 2021 de la Ley de Salud de Galicia, añade que “queda prohibido el consumo en grupo de bebidas alcohólicas en la vía pública, parques y plazas públicas y otros lugares de tránsito público”.

“La Ley de Saúde ya recoge que el botellón está prohibido en la vía pública y por tanto es ilegal"

decoration

El borrador de la ordenanza especifica que no se podrá beber en la calle sino es en terrazas y veladores que estén autorizados por las respectivas licencias municipales. Eugenia Díaz arguye que “la Ley de Saúde ya recoge que el botellón está prohibido en la vía pública y por tanto es ilegal y esta ordenanza pretende regular más aspectos y dotar de herramientas efectivas a la Policía Local para que pueda actuar en situaciones como las que se produjeron las semanas pasadas. En concreto, regula aspecto como qué hacer en las Fiestas del Corpus, ofrece alternativas de ocio a la juventud y otras series de medidas”. Y reitera que “la ordenanza señala que solamente se podrá consumir alcohol en las zonas autorizadas y no se podrá, en ningún caso, consumir alcohol en grupo en la calle, en un parque o una plaza”.

“En el proyecto de ordenanza se establece que solamente se podrá beber dentro de las zonas autorizadas"

decoration

El pasado fin de semana, las fuerzas y cuerpos de Seguridad se encargaron de recomendar a los hosteleros que no dejaran a los clientes salir con las bebidas a la calle. Y es que esa, casi tradición, ourensana de sacar la bebida al perímetro de los locales se terminará con la nueva ordenanza que prohibirá esta conducta. La titular de Servicios Sociales señala que “en el proyecto de ordenanza se establece que solamente se podrá beber dentro de las zonas autorizadas o la delimitación de sus terrazas o veladores”.

La edil del PP quiere que el consenso rija la nueva ordenanza y para ello dará traslado el borrador a dos partidos que no estaban en la anterior Corporación, como son el BNG y Ciudadanos para que aporten las enmiendas que consideren para su posterior estudio.

Las sanciones pecuniarias irán desde los 600 euros de las faltas más leves a las 10.000 euros

decoration

Eugenia Díaz es tajante en este sentido y repite que “hay que actuar contra el botellón y espero que más allá de las diferencias políticas, podamos llegar a un acuerdo para regular este fenómeno social”, ya que el gobierno municipal no tiene mayoría y para su aprobación final necesitaría el apoyo de, al menos, parte de la oposición. La concejala admite que es una prioridad y que “lo antes posible” convocará a la comisión para aprobar una regulación que se antoja necesaria para terminar con dicho fenómeno.

La ordenanza recoge las herramientas de las que tendrá la Policía Local para combatir el botellón, pero también estipula un régimen sancionador que tipifica las faltas en leves, graves o muy graves y determina las correspondientes sanciones para cada nivel. Más concretamente, las sanciones pecuniarias irán desde los 600 euros de las faltas más leves a las 10.000 euros para las faltas más graves.

Los hosteleros, escépticos

Ante la medida que estipula la ordenanza, los hosteleros consultados se muestran escépticos con la prohibición de beber en la calle, en relación a los establecimientos del ocio nocturno y los bares de primera hora. “¿Qué vamos a hacer de policía para ver quién sale con las bebidas? Solemos dar vasos de plástico para quien salga fuera de los locales, pero va a ser complicado vigilar a todo el mundo”, dice uno de los hosteleros de la Calle Pizarro. También en esa calle, otro hostelero dice que “es la idiosincrasia de la fiesta ourensana, eso lo va a cambiar todo, tanto para los hosteleros, como para los clientes. Con el COVID ya hubo cambios y si se aprueba pues más cambios, la verdad no sé si será mejor o peor, pero diferente va a ser desde luego”. En la zona alta del casco histórico, advierten que “es un comportamiento que tiene la fiesta nocturna en Ourense, porque no hay tanto espacio en los locales y se juntan a charlar fuera, no sé si tendrá eficacia esa medida, la verdad”.

Los hosteleros, después de las medidas restrictivas durante la pandemia, consideran “incongruente que se deje beber en terrazas pero no en la calle” . Sobre el botellón todos coinciden en que son la solución a las concentraciones y que “se ha visto, cuando hemos abierto y con un poco de presencia policial, se han casi terminado”.

Compartir el artículo

stats