Comer caliente y con un menú sano y equilibrado, también en verano, cuando acaba el cole y cierran los comedores escolares es un problema para los niños que viven en una familia en riesgo de exclusión por sus escasos recursos.

Solucionarlo es el objetivo del programa ”Cubertos”, que en un doble juego de palabras, “cubrirá” durante los meses de julio y agosto los menús de 200 niños y niñas ourensanas durante las acciones, gracias al convenio de colaboración suscrito ayer por el Concello de Ourense y Afundación.

Pedro Otero, director gerente de Afundación, y el alcalde de Ourense, Gonzalo Pérez Jácome, acompañado por el aún edil de Sociales Telmo Ucha, suscribieron un acuerdo que tendrá un presupuesto global de 700.000 euros, de los cuales 200.000 los aportará el Concello y que permitirá arrancar ya en el mes de julio con el reparto de menús saludables para los niños de estas familias en riesgo.

Pedro Otero explicó que este programa, que está en siete ciudades gallegas y que pretende paliar los efectos a estos escolares de la eliminación de las becas de comedor, al cerrar los colegios, se repartirán en el caso de Ourense en dos puntos, en la propia sede de Afundación en Plaza Mayor y en el centro cívico de A Ponte.

“Que no pasen necesidad”

“Queremos que esos escolares no pasen ninguna necesidad al llegar el verano”, explicó Otero. Esa es una de las preocupaciones tanto de las familias como de muchos claustros escolares, al conocer la delicada situación de muchos escolares en riesgo al cerrar el comedor escolar. Esta iniciativa cofinanciada por el Concello les permitirá llevar una alimentación digna en verano. Un equipo de voluntarios y voluntarias apoyarán la labor que realiza Afundación con su propio personal.