Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los ourensanos se aferran a la mascarilla mientras crecen los contagios en la capital

Tres ourensanos, no convivientes, paseando por el centro de Ourense ayer por la mañana. |   // IÑAKI OSORIO

Tres ourensanos, no convivientes, paseando por el centro de Ourense ayer por la mañana. | // IÑAKI OSORIO

Enganchadas en el antebrazo, arrugadas en la barbilla, colgadas de una oreja o en la mano. Raro era el ourensano que no llevaba la mascarilla consigo el primer día que dejó de ser obligatoria en espacios exteriores mientras se pueda mantener la distancia de seguridad con respecto a los demás.

El miedo y la costumbre hacen que la tónica predominante sean aquellos que continúan llevándola puesta en todo momento. El exalcalde de Ourense, Jesús Vázquez, caminaba por la calle del Paseo con ella puesta mientras el actual regidor, Gonzálo Pérez Jácome, recordaba en redes sociales que ya no era imprescindible para transitar por la vía pública.

Con mascarilla o sin ella, lo que parece cierto es que los capitalinos no saben si los contagios están creciendo o decreciendo. La mayoría responden que creen que están disminuyendo cuando se les pregunta. Y lo cierto es que la curva de nuevos casos detectados lleva varios días aumentando.

Adrián Crespo es uno de esos ourensanos que creen que los casos están en descenso. Paseaba ayer por la mañana junto a su pareja con la mascarilla en la barbilla. “En interiores es obligatoria, incluidos los espacios comunes como el portal”, contestaba a este periódico. “La gente sigue llevándola por miedo o costumbre y porque la mayoría hace lo que ve que hace el rebaño. Si después de meses llevándola ya te has acostumbrado, continúas haciéndolo. Al principio protestábamos porque nos las impusieron y ahora porque no son obligatorias”, explicaba en una céntrica calle de la capital.

José Luis Gago es del otro grupo de ourensanos: el que sigue protegiéndose con la mascarilla en todo momento. “Estamos sorprendidos y al mismo tiempo contentos de que la gente respete tanto. Además, aquí las calles no son muy anchas y creo que hay más precavidos de lo que nos imaginábamos”, afirma. Él sí es conocedor de que los contagios en la provincia continúan al alza, pero no de que si se camina con no convivientes al aire libre la mascarilla es obligatoria.

Pocas personas se atrevieron a pasear sin la mascarilla en el primer día sin ser obligatoria al aire libre. IÑAKI OSORIO

Precisamente por la posibilidad de cruzarse con conocidos y entrar o salir de comercios constantemente, la mayoría preferían ayer optar por no quitársela directamente.

El Sergas comunicaba ayer que el área sanitaria de Ourense, Verín y O Barco de Valdeorras tiene un total de 163 casos activos, la inmensa mayoría en la capital (121). En las últimas 24 horas los contagios aumentaron en 15 en toda la provincia, 11 de los cuales fueron notificados en la ciudad de As Burgas.

Si el viernes los ingresados totales eran 4, ayer subían a 5 –uno en el centro privado El Carmen, otro en Verín y tres en el CHUO, uno en la uci por revertir gravedad–

La incidencia acumulada se sitúa en los 115 positivos en los últimos 14 días. En caso de llegar a los 150, las medidas sanitarias volverían a endurecerse. Actualmente, todos los ayuntamientos de la provincia se encuentran en el riesgo medio-bajo, lo que supone un aforo en interiores de bares y restaurantes del 50% y del 100% en la terraza. De pasar al siguiente nivel los aforos se reducirían al 30% en interiores y al 50% en terrazas.

Pese a no ser obligatorio su uso en espacios exteriores, sí continúa siendo obligatorio llevar una mascarilla entre los enseres personales cuando se sale a la calle. El comité clínico –encargado de marcar las medidas sanitarias en base a los datos de incidencia– aprobó que sea imprescindible portar mascarilla para evitar situaciones de riesgo a la hora de entrar en establecimientos, usar el transporte público o encontrarse con alguna aglomeración.

El Sergas relaciona 4 contagios con viajes a Mallorca

La subida de casos de estos días en la provincia responde, principalmente, a las fiestas de fin de curso y cenas organizadas tras las pruebas de selectividad. Tras las informaciones publicadas señalando a alumnos de cuatro centros de la provincia como algunos de los contagiados en Mallorca, dos de los institutos desmienten la información. Desde el IES As Lagoas aclaran que no se organizó ningún viaje oficial para los jóvenes. Según ha podido saber este periódico, un chico fue con amigos que estudiaban en el IES Ferro Couselo a la isla el 12 de junio, a primera hora de la mañana. El 11 por la noche había asistido a una cena de graduación de la que, días después, salieron varios positivos –seis de ellos de su mismo centro–. Cuando se enteró, todos los que se habían ido de viaje se realizaron las pruebas diagnósticas, resultando tan solo un joven de cada centro contagiado. Tanto desde el IES AS Lagoas como desde el Ferro Couselo descartan que los jóvenes se contagiasen en Mallorca porque mantienen que no asistieron a ninguno de los eventos masivos que ha generado el macrobrote. En Maristas tampoco tienen ninguna constancia de casos positivos por viajes de alumnos. De cualquier forma, Sanidad acordó que todos los estudiantes que hayan viajado a Baleares tienen la consideración de contactos estrechos, de modo que tendrán que guardar cuarentena hasta que la Central de Seguimiento se comunique con ellos. Desde el Sergas, señalan 4 casos en la provincia relacionados con viajes a las islas.

Compartir el artículo

stats