Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Primera manifestación con segadores, para denunciar el cierre y la maleza de las termas

Colectivos vecinales, ecologistas y plataformas como la de Emerxencia Cultural Ourense, apoyaron la iniciativa de Amigos das Termas, tras 15 meses sin oferta termal

Los manifestantes, ayer, parando el itinerario del Tren das Termas, un servicio de transporte a las pozas. | // BRAIS LORENZO

Ourense conoció ayer su primera manifestación ciudadana de su historia con siega de hierba incluida. Esta siega simbólica y reivindicativa, que se celebró en el entorno de las pozas termales del Muíño da Veiga, tenía un doble objetivo: “Por un lado exigir la reapertura de estos espacios termales, que llevan ya más de 15 meses cerrados, sin que se haya hecho nada al respecto para adaptarlos a la nueva ley, y poder dar este servicio al público”, señalaron los manifestantes y, además, llamar la atención sobre el abandono tanto de las pozas como de su entorno engullidos por la maleza “en una clara imagen del abandono de las instalaciones”, explicó Enrique Camoeiras, portavoz de Amigos das Termas. Esta plataforma ciudadana fue la convocante de un manifestación de protesta, que contó además con el apoyo de diversas asociaciones de vecinos de A Chavasqueira y O Couto, así como de asociaciones ecologistas como Amigas das Árbores, o las plataforma Non ao peche da UPO, y Emerxencia Cultural.

Sin termas, no hay turismo

Los manifestantes, unos desplazados en bicicleta, otros en el llamado “tren das termas”, para sumarse a la cita, llevaban semanas preparando una movilización que ha contado ya con cientos de firmas de apoyo recogidas en su página de “change.org” , y que pretende además, poner el acento en el estado de degradación de las pozas y de todos los paseos y servicios anexos, en estos quince meses de cierre “pues el Concello no han realizado limpieza ni mantenimiento alguno ni han reparado en los daños que está haciendo al turismo”, indican además que los negocios que había en el entorno termal, algunos de los cuales han cerrado, o las tiendas de la zona de A Ponte, donde iban a comprar los visitantes.

Durante las movilización, y tras segar a parte de maleza del entorno de Muíño da Veiga, cada portavoz de los distintos colectivos vecinales o ecologistas dio cuenta de los daños implícitos al cierre de estas instalaciones, primero por la pandemia, y en la actualidad por la entrada en vigor de la nueva ley de usos lúdicos de las aguas termales de la Xunta de Galicia, que obliga al Concello a realizar importantes obras de mejora en las instalaciones.

El alcalde cifró en un millón de euros el coste de la adaptación de las termas a la nueva ley, cifra que los expertos consideran exagerada, pero si le obligará a dotar personal para controlar aforos y distancias máximas entre bañistas.

“Confiamos en que el PP abra las pozas de Outariz"

Dentro de la línea de encuentros que ha mantenido Amigos das Termas como plataforma ciudadana con todos los grupos políticos, esta semana se han entrevistado con la portavoz del grupo municipal del PP, Flora Moure, que ahora se sabe ya que será de nuevo concejala de Termalismo en el reeditado bipartito PP-DO en el Concello de Ourense. “Precisamente ahora que ya no es Jácome el que gestiona esta área, lo que le hemos pedido al PP es que reabra cuanto antes al menos las pozas termales de Outariz, pues son las que requieren menos complicaciones técnicas, para cumplir los requisitos que marca la nueva ley de la Xunta”, indica Enrique Camoeiras. Dan por hecho que será una prioridad “porque también le interesa a ellos reabrir las instalaciones y luego las de Muíño da Veiga, pues solo tienen que autorizar el llenado de las mismas con agua del Miño” indican para cumplir la ley

Compartir el artículo

stats