Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Comerciantes esperan que las rebajas y el fin de la mascarilla en exteriores impulsen el consumo

Las ceremonias programadas para los próximos meses son otro rayo de esperanza para aumentar las ventas | Los autónomos recuerdan la importancia de seguir con las medidas sanitarias en el interior de las tiendas

Una joven adquiriendo maquillaje en la cadena Arenal. // BRAIS LORENZO

Una joven adquiriendo maquillaje en la cadena Arenal. // BRAIS LORENZO

Los comerciantes de la provincia se enfrentan al segundo verano de pandemia con más esperanzas y espectativas que el primero. A partir de hoy, la mascarilla dejará de ser obligatoria en exteriores –salvo en casos de aglomeraciones y en terrazas de bares y restaurantes– y desde el Centro Comercial Aberto esperan que esto suponga un repunte en las ventas de las tiendas de la capital.

Luis Rivera, presidente de la entidad de la que forman parte un total de 160 comercios, da por sentado que la gente tiene ganas de salir y gastar dinero en verse mejor.

“El año pasado fue horrible y no es muy difícil superar las espectativas, pero tenemos la ilusión de que se empiece a dar salida a todo el ‘stock’ de lo que tenemos en los almacenes que en la época estival de 2020 no se vendió. Creemos que la celebración de bodas, bautizos y comuniones que empieza a coger fuerza nos ayudará a reactivar todo de nuevo”, explica Rivera.

Beatriz Gómez, presidenta de la Federación de Comercio de Ourense, se muestra en la misma línea. “La vuelta a la actividad del ocio nocturno hará que la gente se anime a arreglarse de nuevo y le apetezca comprase algo. Al final, si la gente está más animada y positiva, siempre se nota en el comercio”, señala.

Las rebajas y el buen tiempo también son un empuje para que los ourensanos se animen a salir a la calle e invertir en ellos mismos. La ilusión de hacer planes e irse de vacaciones conlleva compras de calzado y ropa de verano. “Todo el mundo tiene ganas de verse bien y acabar con una inercia triste. El verano da alegría”, opina. Y añade que, en los días que van de rebajas y descuentos, los ourensanos parecen estar respondiendo bien.

Ayer comenzaron las rebajas en las tiendas de Zara y el trasiego de clientes fue constante durante todo el día en la capital. | // BRAIS LORENZO

En esta línea, los datos de aprovechamiento del Bono Comercio que puso en marcha la Xunta con descuentos para clientes no dejan lugar a dudas. “Algunos autónomos ya los han agotado por completo. Llevamos días recibiendo noticias al respecto. Y no podemos dejar de alegrarnos después de una época tan difícil”, mantiene.

Considera, al igual que Rivera, que las ceremonias programadas para los próximos meses aumentarán la venta de ropa y el gasto en productos de estética y que la gente premiará el esfuerzo de comerciantes y hosteleros por mantener las medidas sanitarias aún con la pérdida económica que supone para el sector tener aforos limitados y haberlos respetado.

Mascarillas obligatorias

Desde las asociaciones de pequeños comercios piden que, aunque la obligatoriedad de las mascarillas se acabe en espacios exteriores, los clientes sigan acordándose de ponérsela antes de entrar en tiendas y espacios cerrados. También afirman que la desinfección con geles, la distancia de seguridad y procurar mantener la mascarilla en los probadores ayudará a evitar contagios y, por ende, a que la situación se vuelva a complicar tanto como para cerrar, algo que resultaría fatal para el sector.

“Aunque cada vez haya más población vacunada, no podemos dar nada por sentado y necesitamos la colaboración de todos para continuar con la actividad. Más si, cabe, ante la incertidumbre que supone el final de los ERTE en septiembre”, recuerda el presidente de Centro Comercial Aberto.

“El hecho de que eliminen la mascarilla en exteriores no quiere decir que el coronavirus no sea ya un riesgo. Todos sabemos que retroceder puede ser fatal”, finaliza.

Compartir el artículo

stats