Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Sexo, poder y ‘shibari’ en la nueva colección de Adolfo Domínguez

La marca se reafirma en cambiar los cánones y crear moda para todas las tallas

Tiziana Domínguez, al terminar el desfile, con los modelos de la nueva colección. |   // BRAIS LORENZO

Tiziana Domínguez, al terminar el desfile, con los modelos de la nueva colección. | // BRAIS LORENZO

Sin modelos profesionales –como en sus últimas colecciones– y con personas de todas las estaturas y diversas tallas presentó ayer la firma ourensana Adolfo Domínguez sus diseños para la temporada estival. Desde la dirección explicaron que la exhibición se llevó a cabo más tarde de lo habitual y cuando las prendas ya están en tienda por las medidas sanitarias. Pruebas de antígenos a la entrada para los asistentes y mascarillas obligatorias durante todo el evento, salvo para los modelos, pusieron de manifiesto que el espectáculo y la seguridad no son incompatibles.

“Queremos cambiar el canon que se nos ha impuesto, determinando lo que es bello y lo que no”, señalaba Tiziana Domínguez, diseñadora y directora creativa sobre la ropa confeccionada para la primavera-verano 2021.” A los modelos los seleccionamos de un casting que empezamos por redes sociales y son ese tipo de personas que, si te las encuentras por la calle, te giras para mirarlas. Gente que tiene algo que atrae, ya sean sus gestos o su estilo propio”, aclaraba sobre la selección de participantes que ayer desfilaron en las propias instalaciones que la marca tiene en el polígono de San Cibrao das Viñas.

Los colores basados en la tez humana son protagonistas Brais Lorenzo

Las prendas se mostraron en un desfile-performance que pudieron disfrutar sus trabajadores y los medios de comunicación. Música, baile y expresión corporal fueron pieza fundamental para explicar sensorialmente lo que la firma pretende transmitir.

La colección anterior (la de otoño-invierno) ahondó en la temática de la muerte. Es por esto que para la primavera-verano buscaron dar un giro enfocándose en el sexo, el pudor y el poder. Está inspirada también en las distintas gamas de la tez humana, con marrones, y en la interconexión entre la sexualidad y el poder, a través del shibari –el arte japonés de la atadura erótica– según aclaró tras la performance la diseñadora. hija de Adolfo Domínguez. Por otro lado, la conexión con la naturaleza fue constante con modelos descalzos durante todo el desfile –de casi una hora de duración– y participaron artistas de diversas disciplinas como son la jazzista electrónica Camille Mounqup, la poetisa erótica Patricia Rezai, el músico Abraham Cupeiro y el escultor Acisclo Novo.

La ‘performance’ incluyó música, danza y poesía Brais Lorenzo

El lino y el algodón siguen teniendo protagonismo en la firma

No ha sido un desfile al uso, sino un evento inmersivo y multidisciplinar con expresión corporal, música y baile para conseguir transmitir todo lo que ha inspirado a los creadores y trabajadores en el proceso de planificación y elaboración. Una labor desarrollada a lo largo de seis meses. Sastrería con entalles y hombreras ochenteras, ropa cómoda para adaptarse a lo que todo el mundo ha vestido durante la pandemia, e inspirada en el homewear, y tejidos rústicos y ancestrales –con el lino y el algodón, tan característicos en la historia de la firma jugando nuevamente un papel protagónico–. Dos espectáculos musicales aportaron mayor profundidad a los juegos de luces y sombras para celebrar la diversidad de la belleza humana.

Compartir el artículo

stats