Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Mató a su perro con la azada: “Al pobrecito le di donde no debía; he sufrido mucho”

El acusado, de 79 años, alega que solo pretendía apartarlos para no caer | Se conforma con una pena de 8 meses de prisión y no podrá tener animales durante 3 años y medio

El acusado, en el juicio con conformidad celebrado ayer en el Penal 1 de Ourense. // FDV

El acusado, en el juicio con conformidad celebrado ayer en el Penal 1 de Ourense. // FDV

En los actos de conformidad, el acusado no suele decir nada más que reconocer los hechos y mostrarse de acuerdo con la condena pactada entre las partes, pero L. G., el hombre de 79 años juzgado ayer en el Penal 1 de Ourense por maltrato animal, se explayó cuando la jueza le dio la palabra: “Siempre tuve animales y siempre fue de maravilla”, introdujo, antes de referirse al caso por el que resulta condenado.

“Venían a jugar y para que me dejaran, porque estaba mal de las piernas, les hice marchar”, dijo mientras esgrimía su bastón como si fuera la azada con la que mató a un can de raza mestiza, de tres años, en su domicilio de Ourense, la noche del 17 de julio de 2020, sobre las 22.20 horas. “Me cuadró mal y al pobrecito le di donde no debía. Eran mis animales, he sufrido mucho”, afirmó.

Ante el reconocimiento de los hechos, la Fiscalía propuso una rebaja de la condena desde los 16 a los 8 meses de prisión, sin efectos porque sus antecedentes penales se encuentran cancelados. Además, no podrá dedicarse a ninguna profesión relacionada con los animales, ni tampoco ser propietario de ninguno, durante 3 años y medio. La condena de conformidad incluye el pago de 350 euros de indemnización a Progape, que se hizo cargo del animal fallecido.

“De manera injustificada”

“De manera completamente injustificada” –subraya la Fiscalía en su escrito de acusación–, el acusado golpeó al perro con una azada en la cabeza, ocasionándole lesiones muy graves que provocaron la muerte del animal. El acusado enterró al can en su finca y un vecino grabó cómo lo hacía. De ese lugar fue retirado por personal de la protectora de animales de Ourense Progape.

Compartir el artículo

stats