Un hombre octogenario fue juzgado ayer en el Penal 1 de Ourense por un delito de detención ilegal de una mujer, hechos que admite y por los que ha aceptado una condena de prisión que, en principio, no supondrá su ingreso en un centro penitenciario: se conformó con dos años, una rebaja con respecto a los tres que solicitaba inicialmente la Fiscalía. El acusado, que carece de antecedentes penales, deberá abonar 400 euros de indemnización.

Los hechos ocurrieron el 2 de abril de 2019 en el domicilio del encausado, en el municipio ourensano de Monterrei. A ese lugar se había trasladado voluntariamente la víctima, una mujer a la que había conocido unas semanas antes en un club de alterne.

Sobre las 19 horas de ese día, y tal y como se considera probado, el acusado requirió a la mujer para que mantuviera relaciones sexuales, pero ella se negó. La reacción del octogenario fue cerrar con llave la puerta de la vivienda, impidiendo a la víctima salir, a pesar de que ella así se lo solicitó. La mujer se vio obligada a permanecer en la casa del acusado hasta las 10 horas de la mañana siguiente, momento en que el varón abrió por fin la puerta de la casa.