Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La verbena ensaya su regreso en O Carballiño

Inicio del espectáculo en As Barcias, con la Orquesta Cinema.

Inicio del espectáculo en As Barcias, con la Orquesta Cinema. Fernando Casanova

No fue una verbena al uso pero se acercó bastante. El parque municipal de As Barcias, en O Carballiño, acogió ayer una de las seis celebraciones experimentales organizadas por la Xunta en Galicia para evaluar la posible recuperación de esta actividad festiva que tiene una gran tradición en Ourense y cuya paralización desde el inicio de la pandemia ha castigado a sectores como las orquestas, las atracciones y ambulantes y la propia hostelería.

Durante todo el día, las 1.000 personas que completaron el aforo miraron con inquietud al cielo deseando que no lloviese para poder recuperar un poco de normalidad en la noche del sábado y finalmente hubo espectáculo. “La verbena es segura y es lo que queremos demostrar”, decía horas antes del inicio César Romero, vocalista de la Orquesta Cinema, contratada para este evento. Su agrupación se subió al escenario con tantas ganas como las que demostró el público, que agotó las entradas gratuitas en menos de cinco días. Uno de ellos era David, de O Carballiño, que tras un año y medio sin verbena confesaba que ya necesitaba “volver a sentir el sábado”. O María, de Ponteareas, que se define como “la típica jicha que sale el viernes, sábado y domingo mirando las orquestas y toda la semana si hay”. Su récord está en siete días seguidos de verbena en verbena.

Uno de los grupos que asistieron a la verbena. Fernando Casanova

La prueba piloto supone un paso más hacia la normalidad en la fase final de la pandemia y un ensayo para comprobar el funcionamiento de las medidas se seguridad sanitaria o la necesidad de matizar el protocolo de las verbenas postCOVID y las fiestas de verano. El concejal de Cultura de O Carballiño, Diego Fernández, dijo que aceptaron la propuesta de la Xunta al momento porque la verbena es un motor muy importante de la economía pero también porque, en estos momentos, “es saludable para la gente, sobre todo la mayor, que lo ha pasado muy mal, y porque hay que apoyar el sector cultural”.

Dos horas de fiesta

En esta verbena piloto fue breve, de 21.00 a 23.00 horas, pero divertida a pesar de las limitaciones. No hubo bar ni atracciones, y pese a ser en O Carballiño, tampoco pulpeira. El uso de la mascarilla era obligatorio y el baile únicamente en pareja o con convivientes. Pero triunfó la fiesta, que se impuso al mal tiempo e incluso al partido de la selección, que jugaba a la misma hora.

Varios asistentes de la provincia de Pontevedra. Fernando Casanova

La celebración se ciñó al espectáculo de la Orquesta Cinema que ofreció una actuación adaptada a la nueva situación. “Echamos de menos el ambiente verbenero pero de momento ese tipo de fiesta no es posible, por eso nos hemos reinventado y creado un espectáculo para todos los públicos y en un formato que vale para una fiesta, un auditorio o un coliseo”, explica César Romero. La actuación incluyo magia, baile y acrobacias.

El Concello de O Carballiño facilitó personal e infraestructura para la organización del evento. Los asistentes se repartieron en dos zonas separadas entre sí con 500 personas en cada una y accesos diferentes. La plataforma habilitada para las reservas, en la que cada entrada generó un código QR con datos, da una idea del público que echaba de menos las verbenas: “De todas las edades y de todas las procedencias; viene gente de varios Ayuntamientos y de comisiones de fiestas, y público de toda la provincia y de diferentes zonas de A Coruña, Lugo, Vigo...”, señala el concejal de Cultura. No había pulpeira, añade, pero mucha de esta gente aprovechó la asistencia a la verbena para pasar el día en la villa y comer el pulpo. Una demostración de lo que mueven estas fiestas, añade el edil: “También son una herramienta para salir de la crisis”.

En los accesos al recinto fue necesario mostrar el código QR. Fernando Casanova

Lo mismo opina David, otro asiste aficionado a las orquestas desde pequeño. “Estoy deseando que el evento salga bien para que todos podamos vivir otra vez la fiesta y el sector pueda recuperarse”, señaló. Jesús, que vino desde Ávila, indicó que si es viable organizar conciertos, también deberían serlo las verbenas. Andrea, de Ponteareas, tampoco quiso perderse el espectáculo de Cinema, del que es una fiel seguidora.

Por su parte, el delegado de la Xunta en Ourense, Gabriel Alén, destacó la colaboración del sector y el diálogo que se ha iniciado para definir el protocolo y reactivar esta actividad con seguridad.

Bajan los casos activos a 150 pero sube la hospitalización


La evolución epidemiológica mantiene una tendencia oscilante y ayer volvió a bajar, con cuatro casos activos menos. Son 150 ourensasnos diagnosticados por COVID-19 en la provincia, de los que 4 están hospitalizados, todos en el CHUO. Tres están en cama convencional y uno en la Unidad de Cuidados Intensivos. En las últimas horas ha quedado libre del virus el hospital comarcal de Verín, que registraba un paciente con coronavirus, y se contabilizaron dos ingresos nuevos en el de Ourense, prueba de que, a pesar del avance de la vacunación y la caída de la incidencia, el COVID todavía representa un riesgo para la población. De hecho, entre el viernes y el sábado se confirmaron diez nuevos positivos, y otras 14 personas recibieron el alta. La ciudad de Ourense acumula varios días de subida de la curva, que ayer se situaba en 102 casos activos. Desde el inicio de la pandemia se han contagiado en la provincia 15.903 personas, de las cuales 15.336 se curaron y 418 fallecieron.

Compartir el artículo

stats