Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Vino y arte en una botella de Ribeiro

El viticultor David Rodríguez Barra vende su añada 2020 en vidrio pintado a dedo

Una botella añada 2020, pintada a dedo.  | // FDV

Una botella añada 2020, pintada a dedo. | // FDV

No cabe duda que el binomio vino y gastronomía es perfecto, pero también lo es vino y arte. Y una apuesta en esta última combinación la hace un viticultor y productor de O Ribeiro, David Rodríguez Barra, que en 2019 sacó su primera añada bajo el nombre de Oryctes. Apuesta por la recuperación y la conservación de la biodiversidad asociada al viñedo, y del paisaje agrario integrado, basado en una agricultura de baja intensidad y de amplitud ecológica, cultural y social. Su segunda añada, 2020, tiene como peculiaridad que sus botellas estarán pintadas a dedo por la artista argentina, Natalia Vas. Serán 1.200 y de su venta donará 0,60 euros a la Asociación ecologista Ridimoas, para que compre un metro cuadrado de bosque.

Botella con la imagen del escarabajo.

Botella con la imagen del escarabajo. FdV

El eje central del proyecto son los insectos, no eliminarlos, siendo las principales víctimas de la agricultura intensiva predominante y también principales responsables de la habitabilidad del planeta, de la producción del 75% de los alimentos que consumimos así como del reciclaje de la materia. Rodríguez eligió la especie “Oryctes nasicornis” debido a su especial problemática, así como también especial vinculación con la comarca de O Ribeiro y con su viticultura tradicional.

Oryctes nasicornis, es el nombre científico de un coleoptero también conocido en gallego como “cabraloura”, y como ”escarabajo rinoceronte”, que fue muy abundante en la comarca hasta finales del siglo XX, muy ligada al manejo tradicional del viñedo, y en declive en la actualidad.

En las viñas donde se desarrolla el proyecto Oryctes, el abonado tradicional con el aporte de larvas, de un estiércol producido en colaboración con la asociación Ridimoas, constituye una de las acciones más importantes, por considerarse como crítico para el ciclo vital del Oryctes nasicornis y por tanto para su recuperación. Además de este abonado, no se usan herbicidas químicos a base de glifosato, dejando la cubierta vegetal natural presente en el viñedo, sin uso de herbicidas químicos, utilizando para su control la siega y el arado manual. Tampoco se usan plásticos agrícolas para el atado y entutorado de las vides ya que estos contribuyen al grave problema que suponen su acumulación en el medio ambiente. El producto final obtenido mediante este abonado y manejo tradicional del viñedo, es un vino elaborado con la variedad autóctona gallega Treixadura obtenida con un bajo rendimiento y con un óptimo equilibrio entre azúcar y acidez.

A mayores de un buen vino, Rodríguez, que recurrió a esta artista argentina afincada en Barcelona, única en esta técnica de pintado a dedo y a la que le gustó su propuesta, incorpora a su añada 2020 “una pequeña obra de arte”. Del total de las 1.200 botellas, 25 serán “Magnum”, tamaño de 1,5 litros, también para exponer y vender, aunque, apunta, “yo me quedaré con una”.

Su añada de 2019, con 875 botellas, obtuvo una buena puntuación, 17 puntos, en la cata internacional del sumiller Ferrán Centelles para Jancis Robinson, y la de 2020 empezará destacando, además de por un buen vino, por un toque de arte.

Este viticultor de O Ribeiro apuesta por una agricultura que intenta impedir o llamar la atención sobre la deforestación de zonas arbóreas para plantar nuevos viñedos con el visto bueno de la Administración, cuando “los que están productivos y tienen años están en abandono o en venta”. Su método de agricultura busca lo tradicional y no eliminar los insectos, y asegura que “yo hago esto por convencimiento y por cultivar de otra manera”. Así, es un vino de agricultura de baja intensidad sin herbicidas, ni plásticos agrarios, ni glisofatos, pero “sí uso sulfatos porque sino en Galicia no vas a tener regularidad cosechando”.

Y quienes quieran conocer mejor este proyecto y la peculiaridad de la añada 2020, hoy y mañana se presenta y expone en la iglesia de La Magdalena en Ribadavia. A las 20:00 horas de hoy habrá una performance de digitopintura con Natalia Vas, que pintará una botella en directo, y se darán instrucciones para transformar estas obras de arte en lámparas u otros usos, y también habrá biomúsica a cargo de Senén Barreiro. A esta actuación solo se accede por invitación personal, pero la exposición estará abierta a todo el público desde las 12.00 hasta las 20.00. Y mañana de 12.00 a 20.00.

Compartir el artículo

stats