Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Doctor en Derecho con rango de capitán

Luis Rodríguez Ennes, catedrático emérito, y Noberto Aser González Trigo, capitán de la Guardia Civil, en el campus. |   // IÑAKI OSORIO

Luis Rodríguez Ennes, catedrático emérito, y Noberto Aser González Trigo, capitán de la Guardia Civil, en el campus. | // IÑAKI OSORIO

Norberto Aser González Trigo es uno de los muchos hijos de la emigración que retornaron a Galicia. Su origen está en Lausanne (Suiza) pero sus raíces son ourensanas. Parte de su formación y carrera profesional en la Guardia Civil también se ha desarrollado aquí y tras un largo período como oficial dirigiendo unidades de la agrupación de Tráfico de la provincia, el pasado otoño ascendió a capitán. A lo largo de este año conocerá su primer destino con este rango, pero este no es el único logro reciente. Desde ayer es doctor en Derecho por la Universidad de Vigo.

En paralelo a la dilatada carrera académica que desarrolla en el cuerpo de la Guardia Civil, Norberto González también es un estudiante universitario. Cursó el grado en Derecho y los postgrados en Dirección Pública y Liderazgo Institucional y Seguridad Vial y Tráfico, en las universidades de Vigo y Carlos III de Madrid, y desde hace cinco años ha sido doctorando en el programa de Ordenación Jurídica del Mercado. Como director de tesis ha contado con un ilustre del Derecho Romano, el catedrático emérito Luis Rodríguez Ennes, que guio sus pasos en una densa investigación sobre el fenómeno globalizador desde el Derecho Romano hasta la actualidad. Ayer le acompañó en la lectura ante el tribunal presidido por el catedrático Julio García Camiñas, que se desarrolló en el salón de grados de la Facultad de Derecho de Ourense, y a la que también asistieron compañeros de la Guardia Civil y el jefe provincial de Tráfico, David Llorente.

Noberto González, con el jefe provincial de Tráfico, David Llorente y dos compañeros agentes de la Guardia Civil. Iñaki Osorio

“He ido colmando mis aspiraciones profesionales, alcanzando cierto grado de destreza profesional, pero creo que las personas que ejercen liderazgo deben poseer, además de habilidades técnicas, un alto grado de preparación académica”, apunta González Trigo, “porque a medida que alcanzamos mayores responsabilidades, mayores son las dificultades a las que nos enfrentamos”. El conocimiento, añade, “siempre ayuda a desarrollar las competencias que debemos adquirir como líderes”.

"Las personas que ejercen liderazgo deben poseer, además de habilidades técnicas, un alto grado de preparación académica”

decoration

Y así lo ha aplicado en su vida profesional porque no se ha despegado de los libros. Al mismo tiempo que ha ido especializando su formación en la Guardia Civil en áreas concretas de protección, policía judicial y tráfico, ha desarrollado una completa carrera universitaria en el ámbito de las ciencias jurídicas. Durante los últimos cinco años ha compaginado la investigación doctoral con el trabajo en la Guardia Civil y la realización de un postgrado y ayer, por fin, defendía su tesis en formato presencial.

"Mirar al pasado para iluminar el presente"

El trabajo, titulado “Libre circulación de bienes y servicios como sostén ideológico del fenómeno globalizador desarrollado desde el Derecho Romano hasta actualidad”, explica, “ofrece una mirada al pasado para iluminar el presente”. Señala que la globalización, tal y como hoy la conocemos, tiene su precedente histórico en el Imperio Romano. De ahí que su estudio se centre no solo en el pasado, sino en los sistemas jurídicos actuales.

Para explicar el por qué de su interés por el Imperio Romano, Noberto González parafrasea a Ortega y Gasset: “Constituye el pueblo romano un caso único en el conjunto de los conocimientos históricos: es el único pueblo que desarrolla entero el ciclo de su vida delante de nuestra contemplación”. Asegura que siempre le ha interesado porque, además, “es cunabula de la cultura jurídica occidental, del posterior desarrollo de los ordenamientos jurídicos europeos, e incluso del Common Law, que en su formación encuentra en la tradición jurídica romana evidentes concomitancias”.

“El Imperio Romano es cunabula de la cultura jurídica occidental, del posterior desarrollo de los ordenamientos jurídicos europeos, e incluso del Common Law"

decoration

El trabajo presentado, explica, “también pone de relieve el valor inmaterial de la obra de la jurisprudencia clásica que perdura hasta nuestros días” y, sobre todo, añade, “profundiza en el análisis de las fuentes, prueba tangible de la extraordinaria actividad creativa en aquella época, primero creando una rama de derecho propio, una jurisdicción específica para tutelarlo, sistemas procesales innovadores y una teoría de contratos que favorecieron sobremanera la libre circulación de bienes y servicios a escala global”.

Un esquema jurídico indispensable, prosigue, “para establecer intercambios de modo satisfactorio a las partes, en el cual se contemplaba la transferencia de riesgos, daños, perjuicios, su compensación y las consecuencias jurídicas tras su incumplimiento; todo con el fin de crear certezas y reducir incertidumbres”.

Doctorando, director de tesis e integrantes del tribunal, frente al edificio Xurídico-Empresarial. Iñaki Osorio

Un “logro monumental”

Este “logro monumental”, define Norberto González, “facilitó las relaciones de intercambio de bienes y servicios en un territorio que se había unificado a nivel económico por la ausencia de aduanas interiores, que tenía una moneda única y una excelente red de comunicaciones, además de seguridad efectiva sobre el transporte marítimo-terrestre”. Lo que convertía al Imperio Romano “en una gran área de libre comercio que necesitaba de respuestas jurídicas uniformes, previsibles y que pudiesen ser revisadas por órganos jurisdiccionales”. Exigencias jurídicas, sostiene el investigador, que tienen plena vigencia en la globalización actual, “porque se promueve el derribo de las barreras que se interponen entre las economías estatales para facilitar el libre comercio”.

En relación con este trabajo, el investigador realizó además seis artículos académicos en los que abordó cuestiones como la seguridad en un mundo globalizado, la evasión fiscal, las amenazas del siglo XXI ante la falta de un proyecto común, la gobernanza de la seguridad, la globalización de la seguridad y la geopolítica de los Derechos Humanos.

Nuevas líneas de investigación

La vocación por saber de este capitán no termina con el doctorado. Anticipa que seguirá profundizando en los procesos de unificación jurídica desde el pluralismo jurídico y el liderazgo personal y geopolítico. “Y dado que en este último decenio he estado vinculado al tráfico y la seguridad vial, he seguido la evolución del vehículo autónomo y conectado y he ofrecido una investigación sobre cómo incidirá en la siniestralidad vial”.

Compartir el artículo

stats