Las predicciones meteorológicas se cumplieron en Ourense, aunque con varias horas de retraso, y una fuerte tormenta de agua se precipitó a las 18:00 sobre la ciudad. Esta vez no concurrieron los agravantes de viento y granizo del “reventón” atmosférico del pasado domingo, pero dejaron un gran número de calles inundadas y cortadas al tráfico, tanto en el casco viejo y centro de la ciudad, como en el entorno de O Fonsillón y Seixalbo. La ciudad está en alerta naranja por este tipo de fenómenos.

También se registró una colisión en cadena en las proximidades de Carrefour en A Valenza, donde a espera de confirmación definitiva habrían quedado varios vehículos atrapados por el agua. Policía Local, Protección Civil y bomberos están volcados en reordenar el tráfico, tratar de evacuar el agua en las zonas embalsadas desde Avenida de Zamora, a algunas calles del casco viejo, pues las precipitaciones superaron ya los 25 litros por metro cuadrado, en la primera media hora de tormenta, amainada ya a partir de las 18.30 horas.

Calles y carreteras, convertidas en ríos, 'géiseres' y auténticas piscinas por el aguacero que inundó Ourense G. C. / FDV

Fue el colofón a una jornada ya compleja para los bomberos, pues solo en horario de mañana atendieron más de 30 incidencias, mucha de ellas losas desprendidas de las paredes, trozos de cubiertas de viviendas y otros enseres arrastrados por el viento o restos del aún del fuerte temporal del domingo.

16

Las imágenes de una tormenta en Ourense para la historia R. O.