Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los grupos pactan un pleno con acuerdos vinculantes para que la UPO no desaparezca

Forzarán al alcalde a tomar acuerdos vinculantes para garantizar que la Universidad Popular de Ourense siga de alta en la federación nacional y mantenga su nivel educativo

Representantes de todos los grupos del Concello con miembros de la plataforma en el Liceo. |   // F.CASANOVA

Representantes de todos los grupos del Concello con miembros de la plataforma en el Liceo. | // F.CASANOVA

“Hoy es un día muy importante para nosotros y para nuestra ciudad. Todos los grupos de la oposición del Concello de Ourense, así como los concejales no adscritos, han acordado por unanimidad apoyar a la Plataforma Ciudadana “non ao peche a UPO”, en la más que satisfactoria reunión celebrada en el Liceo de Ourense" celebraba ayer esta plataforma, que se ha creado contra la idea del alcalde, de dar de baja a la Universidad Popular de Ourense, y con ello quitarle el peso de formación homologado que tiene. Su segundo paso es "tratar de deshacerse" de este servicio educativo para todas las edades, "porque no es rentable" y si la quiere, trasladarle el servicio a la Diputación.

Pleno monográfico

Los portavoces de los grupos políticos decidieron pedir además la convocatoria de un pleno extraordinario, pero en el que habrá que atar dijeron, de forma clara, los puntos que se llevan a aprobación, para que las decisiones adoptadas sean claramente vinculantes y el gobierno local “tenga que cumplirlas”, indicó el portavoz del grupo socialista Rafa Villarino. Fue uno de los representantes políticos que participaron en la reunión de ayer, así como los portavoces del PP, BNG, Ciudadanos, y los concejales del grupo de no adscritos, cuatro de ellos exediles del grupo del alcalde Gonzalo Pérez Jácome, pero contrarios a ese giro que ha dado de recortes en las políticas culturales.

Una de las cuestiones que deben entregar los miembros de la plataforma a los grupos políticos son informes sobre el peso y logros de la Universidad Popular de Ourense en sus 25 años de historia en la ciudad, y cien en España. En el caso de la UPO este curso tiene 3.000 matriculados, y otros 1.000 que quedaron fuera.

Una partida consignada

Uno de los pasos primordiales que exigen, indicaron, que debe frenar el alcalde, es su petición de baja de la UPO en la Federación Española de Universidades Populares, pues esto le restaría la categoría que tienen ahora todos los cursos que se imparten, pues aun cuando el alcalde trate de devaluarlos, en realidad están homologados por el Ministerio de Educación, afirmaron.

También se solicitará consignación de una partida económica fuerte para mejorar las dotaciones para esta universidad popular. Los partidos ya lo solicitaron en su contrapropuesta a la modificación de crédito por 62,4 millones que pidió Jácome.

El BNG concretamente solicitó además una partida de 150.000 euros, en esos modificación destinada directamente a la UPO.

La defensa de la UPO fue el contenido de la moción presentada por los nacionalistas en el pasado pleno municipal y aprobada con los votos a favor de la oposición. De hecho y pese clara división entre los partidos de la corporación local de Ourense, e incluso internamente en los propios grupos políticos, la postura ha sido unánime entre todos, salvo evidentemente el grupo de Gobierno que insiste en intentar dar de baja la UPO de la Federación Española.

Compartir el artículo

stats