Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El alcalde de Baltar constata un repunte en la economía local tras abrir la frontera

Circulan camiones con arena, patatas, alpacas, cereales de A Limia, y los restaurantes se llena

La economía del Concello de Baltar no solo depende de su actividad local sino de todo lo que entra y sale por su paso fronterizo con Portugal. Y el cierre del mismo durante meses a causa de la pandemia lo puso en evidencia. Tras la reapertura en mayo, en la localidad ourensana se observa una gran actividad y un incremento de visitantes a comer, y es que “después de la frontera de Verín-Chaves, no hay otra en la provincia que tenga una actividad y movimiento tan grande”, apunta el alcalde, José Antonio Feijóo. Dice que es normal ver pasar muchos camiones con cereales de A Limia, alpacas, piensos y patatas.

Los portugueses acuden a la comarca de A Limia a llevar todos esos productos porque “en la parte lusa hay mucha ganadería y más activa, y se ven grandes camiones que se proveen en Xinzo”, señala Feijóo, ante la mínima distancia entre Xinzo y Montealegre. Otra de las actividades que empieza a tener notable incremento en Baltar tras la apertura de la frontera es la hostelería.

Cabe recordar que el cierre fronterizo hizo en su momento que los concellos de Baltar y Montealegre reivindicaran la apertura “alegando que éramos la misma comarca, que las circunstancias a ambos lados eran similares, que se acababa con la economía de uno y otro lado”, y consiguieron que una vez bajaran los casos de contagio se abriera. Cada día “docenas y yo diría que hasta cientos de comensales vuelven a retomar, y se ven en Baltar cantidad de coches portugueses comprando en los comercios o comiendo en los restaurantes. Y también pasa lo mismo del otro lado de la frontera”. A ello se suma la frecuencia del paso de camiones cargados con productos de A Limia hacia Portugal, siendo uno de ellos “los camiones de áridos, al ser Xinzo una zona de arenales, para la construcción portuguesa”, y que pasan por Baltar.

Y dada la estrecha relación institucional con el municipio de Montealegre se prevé celebrar actos culturales conjuntos, en los que “veníamos participando como invitados”. Iniciativas como parapentes, fiesta popular, los rallys, ferias, y otros.

Asegura Feijóo que en la economía local desde que abrió la frontera “se observa un incremento grande y esperamos que poco a poco alcancemos la normalidad. Pasamos de cien a cero y ahora ya estamos en 60. La frontera es totalmente vital para ambos lados”. Solo una empresa de Baltar tiene 20 trabajadores lusos y las transacciones comerciales también son importantes.

Compartir el artículo

stats