Un hombre de 36 años, con múltiples antecedentes penales pero que no computan a efectos de reincidencia, está pendiente de ser juzgado por unos hechos de hace casi 8 años. Ayer la vista programada en el Penal 2 fue suspendida. La Fiscalía solicita una condena de hasta 2 años y medio de prisión, salvo que un pacto entre las partes rebaje la pena.

Una madrugada de septiembre de 2013, el acusado estaba tomando unas copas con otro hombre que se fue sin pagar. El encausado salió tras él y le reclamó que se hiciera cargo de la última ronda. El aludido dijo que no tenía dinero y se produjo un forcejeo entre ambos. Según la Fiscalía, el acusado cogió el teléfono del otro varón de manera sorpresiva, y sin su permiso, negándose a devolverlo. “No me sigas, que te meto una paliza”, avisó presuntamente.