Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Fernando y Angelines: cuando donar en vida da más vida a otros que lo necesitan

El CHUO registra 7 donaciones en 2020 y este año ya son 5, con “un aumento, en el año más difícil” | Alcer pone en el hospital ourensano la primera mesa informativa en un año

El equipo multidisciplinar con Fernando Loureiro, con enfermedad renal, y Angelines Quintela, su mujer y donante. | // IÑAKI OSORIO

Fernando Loureiro es voluntario de la Asociación Alcer que ayer paraba a las personas en la entrada del hospital ourensano para convencerlas de que donasen. Él padece enfermedad renal crónica, pero ya tiene un salvavidas, su mujer Angelines, que está dispuesta a donarle un riñón, si en algún momento lo necesita. Ayer, él y Carmen Dorado, coordinadora de Alcer Ourense, enfatizaban en la necesidad de donar para mejorar la vida de otras personas que lo necesitan.

A Fernando le detectaron la patología tras una subida de tensión. “Tras subirme un poco la tensión, me hicieron una analítica y la médica de cabecera me derivó a nefrología y ya me dijeron que tenía enfermedad renal crónica”.

"Mi mujer me salvó la vida"

decoration

En ese momento admite que “me lo tomé bien porque tenía antecedentes hereditarios y entonces ya sabía que podía tenerlo”. Él todavía no está en proceso de diálisis y “espero no estar nunca”. Su situación es proclive a necesitar una donación de riñón en un futuro y para eso, su mujer ya ha mostrado su predisposición. Comenta que “ella dijo en la consulta que me donaría un riñón y me alivió mucho porque así no tengo que andar dependiendo de una máquina. Que alguien que te quiere esté dispuesto a darte una parte suya para mejorar tu vida es maravilloso”.

Fernando se adapta a la vida de enfermo renal y a la dieta que tiene que hacer. “No me costó mucho comer sin sal, no me acostumbro a cierto tipos de minerales que no puedo comer. En este sentido, Alcer me ayudó mucho a mejorar mi dieta diaria con una nutricionista”.

A la gente “le diría que done, porque da vida a aquellos que lo necesitan y es un alivio para muchas personas. El día que me marché ya tengo decidido que quiero donar, nadie piensa en la muerte, pero de aquí nos tenemos que ir. Pienso que si yo puedo dejar algo de mí para mejorar la vida de otras personas, lo voy a hacer. A mí mujer me salvó desde el momento que dijo que me lo iba a dar así que yo quiero salvar a otras personas que lo necesiten cuando me muera”.

“Quiero donar para que la persona que más quiero tenga la mejor vida posible”

Angelines Quintela es la mujer de Fernando Loureiro y no dudó cuando le dijeron que su marido podría tener que necesitar un riñón. “Cuando le dijeron a mi marido eso, me ofrecí voluntaria. Quiero ser donante para que la persona que más quiero tenga la mejor vida posible”, dijo Angelines Quintela, ayer a las puertas del hospital ourensano, en la mesa informativa que instaló Alcer Ourense.

Ella es una de las donantes vivas que registra el hospital ourensano, una tendencia que en los últimos años se ve incrementada como señaló el gerente del área sanitaria de la provincia, Félix Rubial. “De momento, no le hace falta mi riñón, pero si le hiciera falta no lo voy a dudar. Lo dije la primera vez y lo volvería a decir cuando fuera. Donar da vida”, comentaba ayer Angelines. 

Fernando Loureiro y Angelines Quintela, a las puertas del CHUO. //IÑAKI OSORIO

Aumento de donaciones

El gerente del área sanitaria, Félix Rubial, señaló que “damos un paso más en la busca de la normalidad con la primera mesa informativa después de más de un año. En este Día mundial del transplante, en un momento complicado de su vida, muchas personas deciden dar sus órganos para mejorar la vida de otras personas y eso tenemos que agradecerlo”.

Jesús Priego, coordinador de equipo de trasplantes del CHUO, agradeció “con gratitud infinita que han dicho sí a la donación en el peor momento que se puede hacer, como es el fallecimiento de un ser querido. Sin ellos este trabajo no sería posible. A pesar del impacto negativo en el 2020, nosotros en concreto hemos vuelto a cifras del año 2015 y 2016 hemos aumentado en más 150%, en el último año, los donantes de órganos”.

Compartir el artículo

stats