El Comité de Memoria Histórica de la Comarca de Celanova colaborará con el Gobierno de Asturias, a través de la Dirección General de Emigración e Memoria Democrática, en la investigación de una fosa común localizada en el cementerio parroquial de la villa en la que podrían estar los restos de siete asturianos, fusilados en septiembre de 1939 por una unidad militar falangista contra la tapia del camposanto.

Así lo anunció el Comité en la presentación pública del “Informe nº 1: Monumento do Outeiro da Obra. Fin dun legado imposto,” que tuvo lugar en el Refectorio del claustro barroco, un espacio que el colectivo reivindica como lugar de memoria dado que fue la primera cárcel habilitada por los sublevados contra la República en el verán de 1936. En la fosa que este Comité viene documentando desde hace unos meses con búsquedas en archivos civiles y militares, podrían estar los restos de estos vecinos de Gijón. Ahora pondrá toda la documentación a disposición del Instituto de la Memoria Democrática de Asturias.