En su niñez le tocó vivir una pandemia, la de la gripe, y ahora en su vejez la segunda. Julia Fierro Ferreño, vecina de Meamán, en Baños de Molgas, cumplió este miércoles 100 años arropada por su numerosa familia. Tiene tres hijos, cinco nietos y dos bisnietos, y además espera la llegada de una bisnieta más dentro de pocos días.

Nació en 1921 cuando la gripe española aún se cobraba la vida de muchas personas, pero afortunadamente Julia no recuerda nada de esa trágica situación sanitaria. Y como muchas mujeres del rural gallego, dedicó su vida a cuidar de su familia y a realizar trabajos agrícolas y ganaderos.

Su hijo José señala que su madre siempre vivió en el pueblo, “trabajó mucho”, come de todo, y con esta pandemia lo pasó mal porque aunque estaba con su familia, todos mantenían las distancias para evitar posibles contagios. Toma poca medicación, camina algo por la casa y tiene buena memoria. Antes de la pandemia salía y conversaba con la gente pero la situación sanitaria la privó de este pasatiempo. Es la más longeva de la familia, aunque tuvo una hermana que murió con más de 90.