Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

“Era asintomática e hice mucho daño sin saberlo; mi marido acabó en la UCI”

Mari Carmen Casas regresó ayer a la actividad con la reapertura de la hostelería en Cualedro.

Mari Carmen Casas regresó ayer a la actividad con la reapertura de la hostelería en Cualedro. Fernando Casanova

Mari Carmen Casas es una de las 426 personas que participaron en el cribado aleatorio que el Sergas realizó el pasado 19 de abril en Cualedro. Ese día, el municipio entraba en nivel máximo de restricciones. Con 9 casos activos de coronavirus, cerraba su perímetro y la hostelería bajaba la persiana. El análisis de las PCR reveló siete positivos más, siete vecinos asintomáticos que tenían el virus y habían hecho vida normal sin saber que estaban contagiados. Mari Carmen era una de ellas.

“Yo no tenía síntomas. Fui al cribado porque me citaron; si no llega a ser por eso, no me habría hecho la prueba”, comenta. Del rastreo de sus contactos salieron también con coronavirus su madre y su marido. “A mi madre le habían puesto la primera dosis de la vacuna hacía 10 días y prácticamente no tuvo síntomas, algo de dolor de cabeza, pero nada más. Lo peor fue mi marido, que empezó a tener problemas de respiración y acabó empeorando”, relata.

“Yo no tenía síntomas. Fui al cribado porque me citaron; si no llega a ser por eso, no me habría hecho la prueba”

decoration

Mari Carmen todavía se emociona al relatar lo sucedido pero recuerda bien las fechas. “El 20 empezó todo y el día 26 se lo llevaron en ambulancia”. Su marido, con 55 años y sin ninguna patología previa en su historial clínico, acabó en la UCI. “Todavía no sé donde pude cogerlo porque ninguno de mis clientes del bar dio positivo y cuando hicimos el cribado ya estaba cerrado. Yo no presentaba ningún síntoma, no perdí gusto ni olfato ni tuve dolor muscular. Pero pude hacer mucho daño, lo hice en casa y de no haberlo detectado podría haber hecho más fuera”, se lamenta.

De esto ha pasado casi un mes y ayer Cualedro recobró la casi normalidad. Del nivel máximo ha pasado al medio, por lo que la hostelería reabre con reducción de aforos y los vecinos ya pueden entrar y salir libremente del municipio. Mari Carmen, que pasó la enfermedad sin síntomas, volvió al trabajo al frente del bar A Subida, aunque su marido sigue ingresado. Ya está en planta pero todavía le quedan algunos días de hospitalización.

Varios clientes del bar A Subida toman algo en la terraza tras la reapertura de la hostelería en Cualedro. Fernando Casanova

A Mari Carmen todavía no se le ha pasado el susto. Ayer estaba feliz de poder volver abrir el bar y recuperar el contacto con sus clientes. Pero el trago ha sido amargo. “Cuando vi que estaban contagiados mi madre y mi marido lo pasé muy mal”, señala. Y peor aún cuando la evolución de él empeoraba. “Todos los días llamaba el médico para ver como estaba y cada vez respiraba peor. El día 26 no pudo hablarle al médico y al momento ya estaba la ambulancia en la puerta, fueron muy rápidos”, señala. Así fue su entrada en UCI. Necesitaba ventilación, pero no llegó a ser intubado. “Estuvo consciente en todo momento, pero el pulmón se le cerró de tal manera que no podía respirar”. Ahora está bien y ya contando los días para regresar a casa.

Ayudas a la hostelería

Cualedro llegó a tener 22 casos activos en esta ola. El alcalde, Luciano Rivero, mostraba su alivio por salir del nivel máximo y anuncia medidas para paliar el impacto que las restricciones han tenido en la hostelería, el sector “más castigado”, dice. Exención de las tasas de recogida de basura y agua durante el año en curso y estudia posibles ayudas directas.

Laza es el único concello que continúa en nivel máximo en Ourense. Lobios entró ayer en nivel alto y Toén, Barbadás, Carballeda de Valdeorras y Cualedro están en nivel medio.

Más de 8.300 citados para vacunarse entre hoy y el martes

La campaña masiva de vacunación sigue a pleno ritmo en la provincia y entre hoy y el martes están citadas 8.380 personas. El grupo incluye segundas dosis de mayores de 60 años y las primeras en el colectivo de 50 a 59 que ya se empezó a vacunar el martes pasado. Asimismo, el área sanitaria continúa con la inmunización en los tres hospitales del personal esencial y pacientes de riesgo, y la repesca de otros colectivos en los que quedaron pendientes. La actividad este sábado se concentra en Expourense, donde están convocadas 2.800 personas mayores de 60 años vacunadas con la solución de Pfizer y que reciben ahora la segunda dosis. Además el CHUO retoma la vacunación de personal esencial, pacientes de riesgo y repescas. Están citadas 380 personas el lunes y 200 el martes. La vacunación del grupo de 50 a 59 en grandes recintos continúa el martes. En Expourense están convocados 3.700, en el hospital de Valdeorras 550 y en Verín 450. En estos dos centros sanitarios también están citados ese día 100 y 200 repescas, respectivamente.


Compartir el artículo

stats