DTO ANUAL 27,99€/año

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los tres díscolos de DO y Bermejo, de Cs, dejan sus partidos al unísono y pasan a no adscritos

El abandono de su respectivos escaños se produce con una diferencia de horas y se pasan al grupo mixto, en el que estaba ya Manuel Álvarez, y que suma 5 concejales

Los cuatro exediles de DO, ahora no adscritos. |   // BRAIS LORENZO

Los cuatro exediles de DO, ahora no adscritos. | // BRAIS LORENZO

La corporación municipal de Ourense vivió ayer, en cuestión de horas, la marcha de cuatro ediles, tres de ellos los díscolos de Democracia Ourensana, hartos dicen de “la falta de democracia” en el partido del alcalde, Gonzalo Pérez Jácome. El cuarto fue Laureano Bermejo, uno de los dos ediles de Ciudadanos en la corporación local, que justificó su marcha de Ciudadanos en el acercamiento de la formación al sanchismo: “Ya no es el partido al que yo había pertenecido”.

Con la renuncia a sus escaños y siglas de estos concejales, el grupo mixto, en el que ya estaba el exedil de DO Manuel Álvarez, pasa a tener cinco miembros. Si la Ley Antitransfugismo no fuera tan tajante a la hora de invalidar los votos de los concejales, en este caso de los díscolos de DO, para poder firmar una moción de censura contra Jácome, porque pertenecieron a su partido, la suma de 9 ediles del PSOE más los 5 que están ahora en el grupo mixto supondrían la mayoría absoluta suficiente para esa moción que ha fracaso de forma repetida en Ourense.

Una sincronía sospechosa

Pero lo que ha puesto realmente nerviosos a algunos ediles ha sido la coincidencia temporal en esta “deconstrucción” de la corporación ourensana con la renuncia de los tres ediles de DO que quedaban en el grupo de Jácome, que se produjo por la mañana, y el anuncio horas después de Laureano Bermejo, el que fuera secretario de Organización de Ciudadanos en Galicia, de que renunciaba a su escaño de Ciudadanos y pasaban también al grupo mixto.

“Sí es curioso, pero no tenemos nada que ver. Cuando presenté mi escrito al secretario ayer me enteré que también poco antes habían pedido los tres ediles de DO al grupo mixto pero no hay relación alguna ni operación secreta”, afirma Laureano Bermejo, “dejo el partido para no cambiar de ideas".

“En DO no hay democracia”

Por su parte, María Teresa Rodríguez, María del Mar Fernández Dibuja y Miguel Caride, los tres concejales díscolos con la gestión del alcalde de Ourense, Gonzalo Pérez Jácome, y que seguían en Democracia Ourensana presentaron un escrito por registro y ante la secretaría del pleno en el que informan de su decisión de abandonar el grupo del alcalde “porque no existe democracia interna en el seno del grupo municipal”.

Los críticos de Democracia Ourensana han alegado falta de “democracia interna” para abandonar el partido y pasarse al grupo no adscrito. En concreto, los tres concejales díscolos que seguían en Democracia Ourensana, María Teresa Rodríguez María Dibuja y Miguel Caride, han presentado un escrito por registro en el Ayuntamiento de Ourense en el que informan de su decisión.

Se suman así al que era su compañero de grupo, Manuel Álvarez, quien había sido expulsado de la formación hace meses, al igual que ellos, pero en su caso recurrieron en el juzgado y consiguieron la readmisión cautelar mientras se resolvía la cuestión.

Los cuatro habían roto el compromiso con Gonzalo Pérez Jácome durante el mes de agosto del pasado 2020 después de acusarlo de “irregularidades económicas en la gestión del partido”, una acusación con la que el Partido Popular, con quien cogobernaba DO, también decidió romper la coalición y retirarse del grupo de gobierno.

Dibuja, Caride y Rodríguez han afirmado que tomaron la decisión “porque no existe democracia interna en el seno del grupo municipal, todas las decisiones las toma unilateralmente el alcalde sin atender a ninguna otra razón que no sea su propia voluntad”, según recoge el escrito.

Caride deja DO en la Diputación

Además, Miguel Caride ha presentado también el escrito en la Diputación Provincial, donde abandona el grupo de Democracia Ourensana para pasar al grupo de no adscritos, quedando así el primero representado únicamente por Armando Ojea. El alcalde y presidente de Democracia Ourensana, Gonzalo Pérez Jácome, asegura, además, sobre los tres ediles que "abandonan antes de que los eche" y afirma que "dejar de percibir los más de 300 euros mensuales --los concejales que asisten a las juntas de área perciben 172 euros por sesión, con un máximo de seis al mes-- es el único motivo por el que abandonan la formación".

Bermejo: "¿Que me voy para apoyar una moción?"

La marcha de Laureano Bermejo dejó en shock al presidente del grupo municipal, Pepe Araújo, según sus palabras. “Le estoy muy agradecido por lo que me ayudó y lo aprecio mucho, pero sí, le di la noticia con poca antelación”, reconoce el exconcejal de Ciudadanos. Bermejo sigue así el mismo camino que el exsecretario de Organización de Ciudadanos, Fran Hervías, que fue el que había nombrado en su día a Bermejo como secretario de Organización en Galicia del partido, puesto del que fue defenestrado por Beatriz Pino, actual dirigente gallega de Cs. Se va, dice, “porque vinimos para derrotar al sanchismo y ahora somos cómplices”. En cuanto a los rumores de si ese grupo mixto del Concello de Ourense al que se pasa puede, a través de otras siglas, unirse al PSOE y presentar moción contra Jácome (algo que Ciudadanos ya intentó y falló en la Diputación para eliminar a Baltar) Bermejo se sorprende: “¿Qué dejo Ciudadanos para poder firmar una moción contra Jácome? Es la primera noticia que tengo a lo largo del día”, ironizó. Afirma en una carta que ha decidido dejar el partido, muy crítico con la dirección de Inés Arrimadas y con la deriva del partido en los últimos meses a nivel nacional. “Las múltiples estrategias erráticas tomadas en los últimos meses por la dirección tanto autonómica como nacional, han llevado a Ciudadanos a esta situación de coma en la que nadie asume responsabilidades dejando morir este proyecto”, dice.

Compartir el artículo

stats