DTO ANUAL 27,99€/año

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los vecinos denuncian el robo de la campana de la capilla de Portovello, del siglo XIV

”Están visitando empresas de fundición por si alguien la llevó para fundirla y vender el metal”, dice la presidenta vecinal

Un vecino muestra el campanario tras el robo

Un vecino muestra el campanario tras el robo

Un vecino muestra el campanario tras el robo. | // IÑAKI OSORIO

“Estamos muy preocupados. Esta capilla de Portovello forma parte de la historia de nuestro barrio. Es propiedad del Concello de Ourense pero desde hace años nos a la asociación de vecinos el cuidado de la misma. No sabemos como pudieron como pudieron hacer para llevarse la campana. Debían ser varias personas y con escalera y otros medios”, lamenta Manuela Padín, presidenta de la Asociación e Vecinos Portovello del barrio de As Lagoas.

Ella misma, en su calidad de presidenta vecinal, fue la que presentó denuncia el pasado mes de abril en Comisaría, al comprobar que la antigua campana había desaparecido.

“Ahora decidimos darle publicidad, por si por si alguien puede detectar en alguna página de internet una campaña similar a la venta. Sabemos que la Policía Nacional también está contactando con lugares donde se realiza fundición de metales, por si ese fue su destino y luego destina ese metal lo destinan para la venta” explica Manuela Padín.

Una capilla “muda”

El experto en arte sacro y director de centro asociado de la UNED en Ourense, Jesús Manuel García, señala que un robo de este tipo al margen del valor patrimonial de la campana “enmudece” simbólicamente esa histórica capilla.

En ocasiones los robos de campanas de este tipo suelen formar parte del saqueo para la venta de metales, pues la mayoría están fabricadas con una aleación de un 78% de cobre y un 22% de estaño. Al menos esa es la composición de las que tienen mejor sonoridad.

Un ermita a un viejo puerto fluvial

El valor etnográfico e histórico de la Capilla de Portovello, ubicada a en la orilla izquierda del Miño, supera sin duda su propio valor patrimonial y como pieza del arte sacro, pues está vinculada al antiguo puerto que estaba situado en esa zona ribereña, –Portovello– del que toma el nombre la capilla. Ahí trabajaban las barcas de pasaje del Miño, que durante años transportaron mercancías por el río. Está cementera, y pese a su sencillez constructiva, en cuya fachada se aprecian elementos típicos de la arquitectura popular, como los arcos redondos o la torre con aguja, es muy venerada por los vecinos, pues en su interior está la imagen de la Virgen de Portovello, cuya fiesta se celebra el 8 de mayo. Los primeros registros de este santuario datan del siglo XIV, aunque fácilmente podría ser anterior. De esa época es parte de la mampostería.

Compartir el artículo

stats