DTO ANUAL 27,99€/año

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El superviviente de Velle testificará ante el juez y el abogado de la asesinada pide una reconstrucción

El presunto homicida, durante el registro en la vivienda tras su detención. // BRAIS LORENZO

El presunto homicida, durante el registro en la vivienda tras su detención. // BRAIS LORENZO

El terrible crimen de Velle, ocurrido el 19 de febrero de este año, llega a uno de los momentos importantes de la fase de instrucción judicial: a la espera de que el Instituto de Medicinal Legal (Imelga) evalúe las capacidades mentales del investigado, contrastando el examen de los forenses con la información de su historial, sus antecedentes psiquiátricos y otros informes de los especialistas –llevaba varios meses sin tomar la medicación y tras los hechos fue ingresado en Agudos de Psiquiatría para restituir la pauta así como para una primera evaluación mental–, el juez ha acordado varias declaraciones de testigos. El próximo mes de junio está citado a declarar, en calidad de perjudicado y como testigo, Álvaro B. F., que resultó herido muy grave en el ataque de su vecino Diego R. T., que presuntamente acabó con la vida de la novia del primero, Ana B. R., de 22 años. El superviviente ejerce la acusación particular. El magistrado escuchará ese mismo día al padre del joven lesionado, que fue quien alertó a la Policía tras recibir una primera llamada del chico.

La comparecencia en el juzgado de Álvaro, que permaneció tres semanas en la unidad de reanimación del hospital de Ourense, servirá para confirmar, puntualizar o ampliar el testimonio que ya facilitó a los agentes una vez que fue trasladado a planta. Entonces, el superviviente relató cómo fueron los hechos y ratificó que el presunto atacante fue Diego R. T., que continúa en prisión provisional. El agresor llamó al timbre en mitad de la madrugada, Álvaro acudió a abrir y Diego presuntamente le lanzó las cuchilladas a él en primer lugar. Su novia Ana B. R., vio la escena e imploró a gritos, intentando que parara: “Déjalo, ya lo has matado”.

El testigo aseguró a los agentes que vio cómo el presunto homicida fue luego a por la chica, antes de desvanecerse él a consecuencia del brutal ataque. Instantes después, malherido, el superviviente logró desplazarse como pudo hasta la habitación contigua para coger el teléfono y llamar a su padre. Tras alertarlo de los hechos ocurridos sobre las 5 de la madrugada del 19 de febrero, y después de que el progenitor requiriera de inmediato a la Policía Nacional, Álvaro fue capaz de manifestar a los agentes que llegaron a la escena del crimen quién había sido el presunto autor del asesinato consumado y de la tentativa contra él. “Diego, el vecino”, “Diego, el vecino”, “Diego, el vecino”, repitió con dificultad, balbuceando, antes de quedar inconsciente y ser trasladado al hospital.

Unos días más tarde de recabar la declaración del joven lesionado, el magistrado de Instrucción 2 de Ourense, Luis Doval, escuchará a la madre del investigado. Su declaración tras los hechos desmintió la versión del presunto homicida, que negó su autoría. Diego R. T. manifestó que se había levantado antes de las 5 de la madrugada, se preparó un té y no salió de casa. Su madre lo desmintió. Según su declaración a la Policía, la encerró tras contarle que iba a matar unos conejos. Oyó gritos y vio a su hijo volver ensangrentado. Después se cambió de ropa. Los policías encontraron en la vivienda del presunto homicida un chubasquero, un guante y un pantalón con sangre. El cuchillo del crimen apareció en una finca colindante. Un agente vio “claramente en los antebrazos del detenido restos de sangre”, según reflejó el juez en el auto en el que acordó la prisión.

En esta causa están personadas, además de la defensa y la Fiscalía, dos acusaciones particulares, en representación de las dos víctimas. El abogado que pedirá justicia por el asesinato de la joven Ana B. R. ha solicitado al magistrado Luis Doval que acuerde una reconstrucción de los hechos para que, en presencia del investigado Diego R. T. y de todas las partes personadas, se determine en el lugar del crimen cómo fue la secuencia del ataque y la cronología temporal desde que el presunto homicida salió de su casa de madrugada para cometer el brutal ataque en la de los vecinos.

Compartir el artículo

stats