DTO ANUAL 27,99€/año

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Protección Civil, brazos esenciales para la vacunación masiva: “Todos sumamos”

Miembros de Protección Civil, ayer en Expourense, junto a dos sanitarios. // IÑAKI OSORIO

Miembros de Protección Civil, ayer en Expourense, junto a dos sanitarios. // IÑAKI OSORIO

El severo impacto a nivel sanitario y socioeconómico de la pandemia ha obligado a todos los servicios públicos a reinventarse, a fijar prioridades y a optimizar los recursos para poder atender las nuevas necesidades en un escenario de cambio y de dificultad. Policías y guardias civiles controlando de nuevo la frontera, vigilando los horarios o el motivo de los desplazamientos. Militares patrullando las calles en la primera ola y desinfectando geriátricos, el epicentro del drama. La Protección Civil, cuyo músculo son los voluntarios, ha sostenido la red de apoyo a los ciudadanos en situaciones de nueva normalidad –repartiendo mascarillas–, de confinamiento –llevando alimentos y medicinas a personas aisladas en casa, así como tiras de medición e insulina a personas con diabetes– y también de esperanza, que es la luz que ha encendido esta campaña de vacunación.

“Pasamos de ser un servicio cuyas funciones la población e incluso los políticos desconocían a que con la pandemia la gente se ha concienciado más de nuestra importancia”, dice Juan Carlos Villanueva, responsable de la agrupación de Protección Civil

decoration

Hoy, 6.620 citados para la dosis

Seis días a la semana, los voluntarios de Protección Civil cooperan en los actos multitudinarios de inmunización que acoge el recinto ferial de Expourense. Hoy mismo hay 4.850 personas citadas de entre 60 y 69 años en ese recinto, sobre un total de 6.620 en la provincia, con 720 convocados en el hospital comarcal de Valdeorras y 620 en el de Verín, más 430 domicilios. Antes, cuando las dosis aún no habían llegado o apenas había existencias, el servicio ya había colaborado en la organización de los actos de cribados masivos o de vacunación contra la gripe, con los sanitarios itinerando por las parroquias y asociaciones de vecinos.

“Apuntadas hay unas 200 personas, pero que participen un máximo de 50, que se van rotando. Dejamos la puerta abierta a los voluntarios, los necesitamos y cualquier persona es válida”

decoration

“Pasamos de ser un servicio cuyas funciones la población e incluso los políticos desconocían a que con la pandemia la gente se ha concienciado más de nuestra importancia”, dice Juan Carlos Villanueva, el actual responsable de la agrupación de Protección Civil en Ourense, “que fundé hace 26 años”, subraya. Es el único empleado público de la agrupación junto a Manuel Fernández, técnico del servicio y anterior coordinador.

En estos tiempos en los que más se ha visibilizado la importancia de Protección Civil, el aumento de los inscritos para ejercer como voluntarios no ha sido significativo. “Apuntadas hay unas 200 personas, pero que participen un máximo de 50, que se van rotando. Dejamos la puerta abierta a los voluntarios, los necesitamos y cualquier persona es válida”, indica Villanueva, que hace un llamamiento a la incorporación de efectivos.

“Los medios humanos nunca sobran. A los candidatos los formamos con cursos básicos preparatorios de 32 horas, en los que hay distintos módulos, sobre comunicaciones, legislación o atención sanitaria. Una vez aprobado el examen, tienen ya la condición de voluntarios y participan junto a otros veteranos, para ir adquiriendo experiencia”, describe el responsable, que también recuerda a las instituciones la necesidad de poder disponer de una ambulancia.

“Hay gente que llega nerviosa o con miedo, y nosotros tratamos también de tranquilizarlos. El hecho de que nosotros también nos hayamos puesto la vacuna, aunque sea solo la primera dosis de AstraZeneca, también ayuda a la hora de dar esa explicación”

decoration

Dos integrantes de Protección Civil, atendiendo a personas citadas a la vacunación, ayer en Expourense. // IÑAKI OSORIO

Como parte del engranaje de distintos servicios y profesiones para que la vacunación masiva funcione, los integrantes de Protección Civil tratan a diario con miles de ourensanos que acuden a recibir la dosis contra el COVID. Ellos son observadores del estado de ánimo, de la esperanza y también de algunos temores. “Hay gente que llega nerviosa o con miedo, y nosotros tratamos también de tranquilizarlos. El hecho de que nosotros también nos hayamos puesto la vacuna, aunque sea solo la primera dosis de AstraZeneca, también ayuda a la hora de dar esa explicación”, indica Juan Carlos Villanueva.

Salvo el lunes, jornada de descanso, la vacunación no para de martes a domingo, y Protección Civil está ahí mañana y tarde, volcando sus efectivos disponibles, con entre 6 y 10 voluntarios por turno. “Todos sumamos, somos uno. No hemos fallado un solo día”

decoration

Ya en fases previas de la pandemia se estrechó el trato humano a pesar de la obligada distancia social. Cuando la crisis sanitaria irrumpió, “siempre teníamos a una persona para atender el teléfono, porque mucha gente llamaba por información y otras porque solo querían hablar. Procuramos estar arropando”.

Desde resolver dudas a indicar el itinerario o ayudar a acceder, las funciones de Protección Civil en las jornadas de vacunación. // I. OSORIO

En Expourense reciben a los citados en la puerta, les desinfectan las manos con gel, les indican su itinerario y resuelven las dudas que puedan manifestar. Si alguna de las personas tiene problemas de movilidad o de salud, los ayudan a bajar del coche, procuran que tengan un paso preferente o los trasladan al box de vacunación en una silla de ruedas, o bien los conducen a una zona trasera para que acuda una enfermera. Salvo el lunes, jornada de descanso, la vacunación no para de martes a domingo, y Protección Civil está ahí mañana y tarde, volcando sus efectivos disponibles, con entre 6 y 10 voluntarios por turno. “Todos sumamos, somos uno. No hemos fallado ni un solo día”, destaca el coordinador del grupo.

Compartir el artículo

stats