Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Jácome: “El cohete a la Luna no habría despegado si llevara técnicos del Concello”

Pérez Jácome.

Pérez Jácome. Iñaki Osorio

El problema de los retrasos que sufren la mayoría de los proyectos estrella del gobierno municipal de Ourense tienen un “culpable” directo: los funcionarios. Y en especial los técnicos del Concello de Ourense quienes, según el alcalde, tardan meses en presentar informes. “Luego llegan a intervención llenos de errores” y además confunden “dificultad con calidad" –afirma– "porque piensan que haciendo todo más complicado es mejor y me dicen no a todo lo que le planteo”.

Gonzalo Pérez Jácome fue aún más gráfico esta vez en sus críticas a determinados funcionarios y señaló que “si en el viaje a la Luna de 1969 los ingenieros fueran técnicos del Concello de Ourense el cohete no habría despegado de Cabo Cañaveral”. Es más, “si son tan buenos ¿por qué no se van a trabajar a la Nasa?”, añadió con ironía el alcalde en su comparecencia ante los medios.

Aprovechó para decir también que les culpa de todo lo que está sin hacer desde hace años y al igual que mienten los sindicatos, o “algunos periodistas mienten, pero yo no miento nunca”, aseveró esto último ya con plena convicción y sin un ápice de ironía.

Expedientes a trabajadores

El alcalde, que se hizo viral hace unas semanas tras haberse sentado a espiar a los trabajadores de un servicio del Concello de Ourense para comprobar a qué hora llegaban, avanzó ayer que ya se van a abrir ahora 10 expedientes a trabajadores de ese servicio por llegar tarde. El primero, a la jefa de servicio, pues cree que tenía que haber dado ejemplo.

Puntualizó, no obstante, que frente a las críticas “ante los que están robando a todos los ourensanos. Claro que los hay que “trabajan hasta por las tardes. Son para quitarse el sombrero”.

Los sindicalistas, "jetas profesionales"

La junta de personal del Concello, que ya había anunciado antes su intención de manifestarse mañana viernes en la Plaza Mayor por el “acoso” y “desmantelamiento de servicios” del Concello del que acusan al propio Gobierno local, ya avanzó que tiene “material suficiente” para llevarlo a Fiscalía. En la comparecencia pública del alcalde, una de las que convoca periódicamente para analizar todos los temas de interés nacional e internacional (ayer comenzó hablando de los resultados de las elecciones a la Comunidad de Madrid), Jácome también dedicó algún exabrupto a los sindicalistas.

Molesto por la petición que le hicieron los sindicatos para que despida a los tres directores generales que contrató este gobierno local, con unos emolumentos de unos 250.000 euros según la junta de personal, que creen no han demostrado, afirman rentabilidad en su trabajo, Jácome les respondió calificando a los sindicatos de “jetas profesionales” y añadió que tienen mucho tiempo libre y lo dedican a defender sus privilegios”.

El alcalde aseguró además que no cesará a ninguno de esos tres directivos y menos a su “city manager”, Francisco Cacharro, porque “gracias a ellos muchas cosas funcionan” y al propio Cacharro le otorgó nuevamente el mérito de estar “haciendo hasta informes que son su cometido” y que deberían de estar haciendo los propios técnicos. Llegó a llamar a su mano derecha como “pontífice” por su labor en el Concello.

“Somos el hazmerreír”

Gonzalo Pérez Jácome, que regresó a Ourense tras cuatro días en Cataluña probando modelos de escaleras mecánicas para implantar en la ciudad, llegó todavía más exaltado de su viaje pues afirma que “fuimos el hazmerreír” cuando comentó que los técnicos de Ourense habían desechado unas escaleras mecánicas porque no podían ir sin cubrir, cuando en los concellos que consultó llevan años funcionando sin apenas mantenimiento.

También insistió en criticar a los técnicos de la demora del proyecto de adjudicación de la plaza de abastos de A Ponte, que lleva cinco años remodelada y eso alegó ese retraso de la adjudicación precisamente también por errores señala de los étnicos en el informe que les solicitó.

En resumidas cuentas, el regidor ha criticado que se les haya dado “demasiado poder” a los jefes de servicio pero ha advertido que no va a “ser frenado” por estos técnicos. “No lo voy a tolerar, voy a bajar a la arena”, avisó.

En cuanto a la posibilidad de abrir la puerta al PP tras las lisonjas que le dedicó el PP, para reeditar el pacto de gobierno en la ciudad, señaló que “tengo la puerta abierta a todos los partidos para gobernar el concello menos a los críticos de su partido”, sentenció.

Compartir el artículo

stats