El fotoperiodista ourensano, Brais Lorenzo, recibió ayer el Premio Xosé Aurelio Carracedo de periodismo que concede anualmente la Diputación. En su 31 edición, el certamen reconoce el trabajo de este profesional, colaborador de FARO, que presentó una serie de imágenes de la pandemia del COVID-19. El jurado, por unanimidad, destacó este trabajo sobre el resto alabando la “mirada humana y carga emocional” de las fotografías.

El presidente de la institución provincial, Manuel Baltar, le entregó ayer, Día Internacional de la Libertad de Prensa, el diploma acreditativo del premio, dotado con 3.000 euros, y subrayó la trayectoria del fotógrafo, “uno de los grandes de Galicia”, y la calidad del trabajo presentado, “imágenes que trasladan la crudeza de los duros momentos y la realidad vivida” durante la pandemia.

Por su parte, Brais Lorenzo destacó el “honor” de recibir este premio en una fecha tan señalada “y en mi propia casa (Ourense), ya que no se suele ser profeta en la propia tierra”. Reivindicó el fotoperiodismo como “una profesión apasionante, pero muy denostada en los tiempos actuales”, indicó, en referencia a cuestiones de “precariedad”.

También tuvo palabras de recuerdo para los periodistas españoles asesinados la semana pasada, Roberto Fraile y David Beriain, “ejerciendo su trabajo periodístico, que es lo que nos une y nos lleva a plasmar con tanta pasión la realidad que nos rodea”, indicó el fotógrafo. “Es lo que yo intenté hacer con la pandemia en un momento en el que fuimos los ojos de la sociedad cuando estuvo confinada”. Lorenzo afirmó que la labor periodística “siempre es importante, pero con la pandemia quedó más contrastado, si cabe, que somos necesarios y que hay que ejercer un periodismo honesto, libre y de calidad”, dijo.