Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

INFRAESTRUCTURAS

Las explicaciones de la Xunta sobre la senda no calman el “despropósito” de Reza

Carmen y su hijo David señalan hasta donde llega la expropiación. Abajo, Gabriel Alén, con los vecinos afectados. | // FERNANDO CASANOVA

Reza está en pie de guerra por una senda peatonal que le come terreno a las propiedades privadas, en paralelo a la OU-402. La Consellería de Infraestructuras hizo una reevaluación esta semana y los vecinos expusieron en una reunión el grado de afectación de cada uno para exponérselo ayer al delegado del gobierno gallego en Ourense, Gabriel Alén, que se acercó hasta el barrio para escuchar las reivindicaciones de los vecinos afectados.

La Asociación Quince de Agosto de Reza fue mostrándole al representante del gobierno gallego cómo le afectaba a cada vecino la expropiación que pretende llevar a cabo la consellería de Infraestructuras, para poder pedirle soluciones al respecto.

Las explicaciones de la Xunta sobre la senda no calman el “despropósito” de Reza

Desde la comunidad de Reza, señalaban que “eran muchos vecinos afectados y queríamos que la información fuera la mejor posible, por ello, le fuimos mostrando cómo le afectaba a cada vecino, cuánto le iban a quitar y cómo iba a quedar después de la expropiación”.

Fueron más de tres horas de reuniones y visitas, en las que los vecinos de Reza le trasladaron a Gabriel Alén las consecuencias de un proyecto con el que no están de acuerdo y que tachan de despropósito”.

A Carmen y David la expropiación que quiere hacer el gobierno gallego les llega casi a la pared de casa. A otro vecino, le pasa la senda peatonal por debajo del balcón y otros tantos se quejan de una expropiación forzosa de metros de sus fincas que no contempla rebajes de acera para poder salir del garaje de su casa. No están de acuerdo con el proyecto ni con la forma que está llevando el gobierno de ejecutarlo. “Cuando antes nos cogían una cosa ahora nos cogen más, esto no hay quien lo entienda”, señalan desde la asociación vecinal.

Pocos vecinos se mostraron conformes con las explicaciones dadas por el gobierno gallego y el resto de los afectados, más de una quincena, continúan expresando lo mismo: “La gente no está muy de acuerdo como está llevando el proyecto. Son ellos (la Xunta) los que nos tienen que dar soluciones, no me pueden expropiar a 20 cm de mi puerta”.

Un proyecto con “más zonas de aparcamiento y parada de bus”

Desde la Xunta de Galicia señalan que el delegado territorial “reiteró a los vecinos que se trata de un proyecto en el que el gobierno gallego busca reforzar la seguridad viaria y favorecer los desplazamientos a pie de los vecinos, disponiendo de aceras donde no las hay, nuevas zonas de aparcamiento y paradas de autobús que faciliten el día a día”. Además, también concretan que “la reunión mantenida sirvió para comprobar los pequeños ajustes realizados al proyecto inicial para aminorar todo lo posible su afectación”. Y finalizan que “el gobierno gallego está actuando en todo momento con la máxima transparencia, escuchando las sugerencias recibidas de los vecinos”.

Compartir el artículo

stats