Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La Policía califica como un “grupo especializado” a los 4 acusados del robo fallido en un almacén de joyas

La huella de uno en un envoltorio y sus rostros en las grabaciones, en su contra | Uno alega que tiene un gemelo | Juicio con videoconferencia múltiple

La magistrada y la fiscal, en la sala, y las defensas y tres acusados por videconferencia. // F. CASANOVA

La magistrada y la fiscal, en la sala, y las defensas y tres acusados por videconferencia. // F. CASANOVA

Una videoconferencia múltiple mantuvo conectados ayer con el juzgado de lo Penal 1 de Ourense a tres de los cuatro acusados –uno de ellos no compareció a la cita– de un intento de robo con fuerza cometido en un almacén de joyería de la ciudad de As Burgas hace casi ocho años, en octubre de 2013. Los encausados –dos estuvieron presentes desde el despacho de su abogado, y otro intervino desde la prisión madrileña de Estremera– niegan su implicación. Incluso aseguran que nunca han estado en Ourense. La Policía Judicial de Madrid, en cambio, los califica como un “grupo especializado” en este tipo de delitos contra el patrimonio. Los agentes identificaron en las grabaciones de las cámaras de seguridad a los sospechosos. De uno de ellos (tiene una condena previa a 4 años de prisión por un robo violento) consta además una huella que fue localizada en un envoltorio de plástico que se encontraba en las escaleras próximas a la puerta de acceso al almacén. La Fiscalía solicita 11 meses de prisión por una tentativa que causó importantes daños materiales, sin que los delincuentes consiguieran el botín tras forzar la puerta de acceso e inutilizar con un aerosol una de las cámaras. La factura de los desperfectos superó los 7.600 euros.

El primer paso fue un sábado, con la supuesta intención de desvalijar el local el domingo, aprovechando la ausencia del dueño. Entre las 10 y 23 horas del 19 de octubre de 2013 acudieron al edificio en el que se encuentra el almacén de joyería, situado en el sótano. Tras manipular el bombín de la puerta de acceso y fracturar la cerradura de la segunda puerta de cristal de seguridad, los delincuentes extrajeron y cortaron los cables del sistema de alarma, que estaba en la pared. Además, rociaron con un aerosol una cámara de vigilancia.

El propietario, que testificó ayer en el juicio, recibió un aviso de la central de alarmas. No sonó la sirena pero sí detectó una intrusión el sistema antisabotaje con el que cuenta este almacén de joyas. Acudió al local y comprobó que se había cometido un robo, por lo que salió y llamó a la Policía. Con los agentes “hicimos una revisión y comprobamos que no les había dado tiempo a nada”. Visionaron después las cámaras de seguridad –había un total de seis en el local, más allá de la que fue inutilizada con pintura, así como otras dos en el portal y el rellano–, de las que se extrajeron fotogramas con los que ha sido posible llevar a juicio a los presuntos autores. “Se movían rápidamente de un lado al otro del almacén. No consiguieron nada, estaba todo revuelto y había destrozos, como si quisieran volver en otro momento. La idea, según cree la Policía, era neutralizar el sistema de alarma el sábado y regresar el domingo. Lo hicieron rápido. No saltaron las sirenas pero sí el aviso de sabotaje”, dijo el dueño.

Los agentes de la Policía Judicial de Madrid, a los que la comisaría de Ourense facilitó las imágenes de seguridad, reconocieron a los acusados en los fotogramas como “un grupo especializado de delincuentes habituales dedicados al robo organizado”. El investigador afirmó que “debido a la presión policial de Madrid y que aquí son sobradamente conocidos intentan cometer hechos fuera de la comunidad, como sería este”.

Los tres acusados presentes afirman que no se conocen y nunca han estado en Ourense. Uno de los identificados por las grabaciones alega que tiene un gemelo, aunque según la Policía estaba preso entonces. El de la huella en el lugar del robo aduce que pudo deberse a que vendió por internet material de obra y tal vez llegara a Ourense. El juicio finaliza en junio con más declaraciones de agentes.

Compartir el artículo

stats