Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

POLÍTICA MUNICIPAL

De Ourense al Parlamento: la moción de censura contra Jácome que pudo ser y nunca será

El PP de Ourense remitió una carta a los socialistas para acelerar que Villarino dimitiera | Caballero respalda a su líder en la capital y califica la petición popular de “chantaje”

Jesús Vázquez (PP), Flora Moure (PP) y Rafael Villarino (PSOE). | // FDV

Érase una moción de censura, que sí, pero que no. El movimiento de Rafael Villarino (PSdeG) la semana pasada de apartarse para que el PP de Ourense se sentara a negociar una moción de censura, abría una cortina que parecía que arrojaba una luz al entendimiento político de la oposición. Pero nada más lejos de la realidad, la cortina se volvió a cerrar cuando desde el PP matizaron lo que venían pidiendo desde hace más de seis meses. Si antes decían “con Villarino no” o “no haremos alcalde a Villarino”, ahora la frase añade una subordinada: “Con Villarino no y que se aparte de verdad, que dimita” .

Pedro Puy y Miguel Tellado (PP) ya reafirmaron dicha adición a la petición que desde el socialismo gallego adjetivan de varias formas. Gonzalo Caballero, secretario autonómico del PSdeG, señala el mandato como “un intento de chantaje”, “atentado contra los valores democráticos”, “comportamientos extremistas” o “política caciquil”.

Ayer en una rueda de prensa en Santiago, Caballero y Rafael Villarino solicitaron que “el PP y Feijóo pidan disculpas y recuperen la senda del 78”. El Parlamento Gallego fue y será testigo de las desavenencias de ambos partidos, ante el escenario de controlar la tercera ciudad de Galicia (en población), en un momento tan delicado como serían los dos últimos años de mandato.

Desde el PP, el temor de que un alcalde socialista gobierne es palpable y desde el PSdeG ven una oportunidad inmejorable para llegar a las municipales de 2023 con la mejor presentación. Pero el Parlamento gallego es testigo de una relación nada receptiva entre el PP y el PSOE ourensano. Entre la Diputación y el Concello, las discordias son varias.

La más sonada fue la denuncia de Villarino por entender que hubo una publicidad precoz de las ayudas de las subvenciones a autónomos que daba la Diputación. Todo el PP con Manuel Baltar a la cabeza pidieron su dimisión por “poner trabas a los más necesitados”. Pero no fue la única vez en los últimos meses que mostraron sus diferencias.

El PP de Ourense solicitó el apoyo para tener retribuciones en el Concello de Ourense y para ello necesitaban el apoyo favorable o la abstención del PSdeG. Los socialistas votaron en contra, de lo que los populares entienden que es un derecho legítimo y hay cosas que se pueden olvidar, pero no perdonar.

Caldo de cultivo entre unos y otros que hace prever que Pérez Jácome acabará el mandato, con la oposición “constructiva” de los populares y el dedo acusador de los socialistas, del BNG y de Ciudadanos. Érase una vez, una moción que pudo ser, pero nunca será.

Compartir el artículo

stats