Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Ourense

Viaje al Ourense de papel y al desaparecido

Torre defensiva del Puente Viejo (1578-1839) de Ourense

Torre defensiva del Puente Viejo (1578-1839) de Ourense María José Álvarez

El Centro Infográfico Avanzado de Galicia (CIAG) restituye, en 3D y con resultados hiperrealistas, joyas del patrimonio gallego ya desaparecidas o grandes proyectos que no llegaron a ejecutarse

El Puente Romano tuvo, de 1578 1839, una alta torre defensiva ya desaparecida y el primer mercado de abastos de la ciudad fue en realidad el diseñado por el arquitecto Daniel Vázquez Gulías en 1918 para ubicarlo en la praza de San Marcial. Este último nunca llegó a ejecutarse, al igual que ninguno de los majestuosos proyectos para la plaza de San Martiño, que dibujó el gran Antonio Palacios. En nada quedó también el proyecto de plaza monumental de toros de Ourense para A Carballeira, que estaba incluida incluso en el Plan de Ordenación Municipal (PXOM) de 1945.

Esas piezas, unas perdidas y otras nunca ejecutadas, que en este caso quedaron en la categoría de la llamada “arquitectura de papel”, son partes imprescindibles del puzle de la historia de Galicia, en este caso de Ourense, que ahora emerge con resultado de impresionantes obras de hiperrealismo, gracias al meticuloso y documentado trabajo de reconstrucción digital del patrimonio arquitectónico histórico realizado por el Centro Infográfico Avanzado de Galicia (CIAG).

Proyecto de mercado de Daniel Vázquez Gulías (1918) para la praza de San Marcial –sin ejecutar–.

Este equipo, integrado por unas diez personas entre infografistas, dibujantes, arqueólogos, informáticos, arquitectos e historiadores, que se definen “cien por cien gallegos”, está poniendo en valor desde hace años el patrimonio gallego en muchos casos ya desaparecido, aplicando las últimas técnicas infográficas “y creando una gran base de datos de recursos digitales en 2D y 3D”, señalan. El resultado es una imagen visual “tan hiperrealista y potente, que ayuda a su objetivo fundamental de poner en valor nuestro patrimonio, pues las imágenes son tan reales que el que las ve lo valora y valora su patrimonio y su historia”, explica Carlos Paz.

Proyecto para la plaza de toros de A Carballeira (1945), no realizado.

Este experto, que viene de la informática y el diseño industrial aplicados a la infoarquitectura, es uno de los miembros del equipo multidisciplinar del CIAG. Ver el resultado de su trabajo, que combina los encargos de índole laboral de estos profesionales para particulares, empresas e instituciones, como las recreaciones que han realizado para National Geografic, entre otros, es una sensación casi táctil que permite recuperar la Galicia que ya no está y la que no pudo ser.

Proyecto de Antonio Palacios para la Praza San Martiño.

En la página web del CIAG, de obligada consulta, tanto en Facebook como Instagram, figuran junto con alguna de las recreaciones y restituciones como esa torre defensiva del Puente Romano de Ourense, de más de 13 metros de altura, un relato histórico de cada proyecto que realizan.

Espectaculares son los proyectos no ejecutados que el CIAG hace reales, como el que encargó el obispo Florencio Cerviño en 1927 a Antonio Palacios, para dar un acceso al Pórtico do Paraíso de la catedral de Ourense, del que carecía desde su construcción en la Edad Media y para los que Palacios propuso tres ideas, dos de ellas de una majestuosidad arquitectónica que hubieran cambiado el aspecto de esta hoy ecléctica y angosta plaza de San Martiño.

En 1918, siete años antes de que comenzaran las obras de la plaza de abastos de As Burgas, el arquitecto municipal Daniel Vázquez-Gulías Martínez, presentó un proyecto de mercado abastos para la praza de San Marcial, con grandes vidrieras que el equipo del CIAG recrea en 3D e incorpora a una foto actual de praza de San Marcial.

Siete años tardaron en recrear otro espectáculo visual, la Torre Mudéjar encargada en 1887 con motivo de la celebración en Ourense de los actos festivos del bicentenario de Padre Feijóo.

Diseñada por el catedrático de historia, Antonio Torres y Tirado, esta puerta medía 11,30 metros, según los datos aportados por los historiadores del CIAG.

Plaza de toros da Carballeira

En arquitectura de papel quedaría para siempre, de no ser por el rescate del CIAG, que lo saca a la luz y cuenta la historia de la plaza de toros que pudo llegar a tener Ourense. ¿Dónde? En el actual barrio de A Carballeira, según la idea que tuvo en 1945 el promotor local Manuel Feijóo Salas, una plaza de toros monumental, porque Ourense no quería ser menos, en aquella España de la cultura única..

Compartir el artículo

stats