Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

CRISIS SANITARIA GLOBAL

Los expertos del CHUO: “Las decisiones del comité clínico salvan vidas, no lo olvidemos”

María Sande, José Luis Muíño y Manuel García cumplen un año de asesoramiento al gobierno gallego y destacan la evolución y adaptación de las medidas a la pandemia

José Luis Muíño, María Sande y Manuel García, miembros del comité clínico de la Xunta de Galicia.

Cuando estalló la pandemia, la Administración gallega convocó a una selección de mujeres y hombres para un asesoramiento directo, personalizado y concreto. Fueron y son una treintena de expertos que vivieron la pandemia como cualquier ciudadano de a pie, pero con la responsabilidad de equilibrar la balanza de la crisis sanitaria con el precipicio económica, con un principio por encima de todo: la vida.

El comité clínico que asesora a la Xunta de Galicia tiene en cada reunión semanal a tres especialistas del área sanitaria de Ourense, Verín y O Barco. José Luis Muíño representa a la Medicina de Familia, María Sande pone la óptica de Medicina Preventiva y Manuel García analiza los datos con ojos clínicos a partir de su experiencia en la cirugía. Los tres han expuesto, en base a criterios científicos y clínicos, medidas para tratar de frenar tres olas de la pandemia que se han llevado a 414 personas, pero que también han tenido su efecto negativo en la economía.

"No olvidemos, que las medidas y nuestro principal objetivo era salvar vidas en un momento delicado”

decoration

José Luis Muíño atienda la llamada desde el centro de salud de A Cuña con la agenda de la atención presencial con los mismos pacientes que antes de la pandemia, pero con algunas llamadas telefónicas más. El miembro del comité explica que “nos afectó desde dos puntos de vista. Uno desde la coordinación implicaba juntarnos semanalmente durante cuatro horas o más, con el tiempo necesario para prepararnos las reuniones donde analizábamos muchos datos. Vivías con tensión porque eran decisiones muy importantes que implicaban mucha responsabilidad, nos estábamos jugando la salud de la población e incluso la vida y la muerte. No olvidemos, que las medidas y nuestro principal objetivo era salvar vidas en un momento delicado”.

María Sande: "Es un aprendizaje y un enriquecimiento poder estar en un comité"

decoration

Tras un verano relajado, la pandemia golpeó durante meses a Ourense, en un otoño, donde las medidas se sucedieron. Primero fueron dos calles de O Couto, después todo el barrio y al final, el concello completo, con efecto de cierre perimetral en Barbadás. María Sande, jefa de servicio de Medicina Preventiva, arguye que “al principio éramos un grupo reducido, pero posteriormente se fueron incorporando expertos de otros ámbitos y otras áreas a medida que iban surgiendo las necesidades. Es un aprendizaje y un enriquecimiento poder estar en un comité que se ha ido adaptando a la pandemia, porque recordemos que es una situación dinámica y al principio la información era escasa. Las medidas se fueron adaptando a la coyuntura de la pandemia y no es descartable que aquellas medidas quirúrgicas que se adoptaron al principio, pueden volver”.

Manuel García: "Sabemos el sufrimiento que tienen algunas familias o las dificultades que tienen"

decoration

Para la especialista en preventiva cada día es un reto, cada reunión una jornada de información, actualizada, datos y reflexiones que influyen en la sociedad de forma directa. Para ella y para Manuel García, el jefe de servicio de Cirugía General del CHUO, “hubo momentos en los que la gente le costaba más asimilar las medidas, pero ahora saben que es la única solución. Por ejemplo, la hostelería. Hemos escuchado como nos apoyen, en la mayoría de los casos, porque saben que es la única forma de parar la pandemia. Hay que concienciar a la sociedad de que las medidas funcionan y en ese aspecto creo que hemos sido más comprendidos, pero también tienen que saber que nos ponemos en su sitio y sabemos que el sufrimiento que tienen familias o que las dificultades que tienen son tremendas, pero nuestro principio es salvar vidas, la salud de las personas”.

  • “Lo tengo superclaro, vacuna sí”

    La vacunación acelera el ritmo en Ourense

Muertos y vacunación

José Luis señala que “ya nos olvidamos, pero hubo muchos muertos, y nos acostumbramos a contar muertos”. A ellos también le afectaba la preocupación por la evolución de la pandemia, no solo en el ámbito clínico si no también en el personal y familiar. La tensión de analizar los datos y de tomar medidas con una óptica colectiva eran (y son) una tarea ardua y laboriosa que hacen pormenorizadamente. Sin embargo, durante la segunda y tercera ola concellos del rural ourensano se sintieron afectados por cierres perimetrales y de hostelería por pocos casos activos. Todos señalan que las medidas obedecen a unos criterios para tratar de parar la pandemia y entiende las críticas que puedan emanar de diferentes sectores.

La estabilidad actual supone para ellos momento de tensa tranquilidad y tocan madera al hablar de una vacunación que ya tiene inmunizada al 10% de la población ourensana y que se prevé que se acelere en los próximos meses. Manuel García aprendió de la pandemia que “se pasa miedo, que la gente está dispuesta a colaborar y que la gente es capaz de arriesgar sus vidas por otras personas, es impresionante”.

María Sande señala que “la pandemia, si cabe todavía más, nos enseñó a que el trabajo multidisciplinar en equipo es efectivo y en el ámbito personal a vivir cada día y al día. Hemos visto como los planes de futuro a medio y a largo plazo se pueden romper”. El comité seguirá reuniéndose y ellos aportando su visión sanitaria, pero con un año de decisiones importes y de un aprendizaje profesional y personal que tampoco olvidarán.

Compartir el artículo

stats