Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Jácome quiere “democratizar la cultura” y regalar un cheque cultural a cada vecino

Serían de 15 a 20 euros y así se acabaría ·“con el juego de trileros” de las subvenciones dice el alcalde “ E”No puede ser gratis una obra de teatro y la salud bucodental no”

El alcalde ayer durante su comparecencia en el Concello para hablar de temas de actualidad . |   // I.OSORIO

El alcalde ayer durante su comparecencia en el Concello para hablar de temas de actualidad . | // I.OSORIO

El alcalde de Ourense, Gonzalo Pérez Jácome, volvió a comparecer públicamente después de semanas de silencio, para ratificar su postura de rechazo a las subvenciones para la cultura – “la subvención es el beso de la muerte, fomenta espectáculos que no les gustan a nadie”– afirmó entre otras frases lapidarias , para anunciar que su partido, Democracia Ourensana lleva a pleno una a moción para “democratizar y universalizar la cultura”, dándole a cada ourensano un “cheque cultural”, de 15 o 20 euros, con el que será el propio vecino el que decida a qué espectáculo lo destina y marcará las pautas del programa cultural de la ciudad.

No tiene claro aún el Gobierno local si será para ciudadanos de toda edad y renta económica, pues antes debe someterlo a la consideración del resto de grupos de la corporación, pero si está el Concello en disposición de hacer una modificación de crédito por 1,5 o 2 millones de euros par destinarlos a este cheque cultural, si consigue apoyos.

“ Si pagamos para ver el partido del Real Madrid hoy en una canal privado, ¿por qué tiene que pagar el Concello un concierto de saxo en el Auditorio al que van los de siempre?”. Fue uno de los curiosos ejemplos que puso el alcalde durante el anuncio de esta medida, con la que busca acabar con “el juego de trileros” que son las subvenciones, porque “no se sostiene que a una obra de teatro se pueda ir gratis (gracias a esa subvenciones que él alcalde rechaza y la salud bucodental sea de pago” sentenció.

Las subvenciones ”fomentan espectáculos que gustan solo a unos pocos ciudadanos, a los mismos que rotan por el Auditorio” , dijo. Si hace unos días provocó una rebelión del mundo de la artes escénicas al proponer la privatización de la gestión del Auditorio Municipal , ayer Jácome insistió en que “cuesta 2.000 euros al día mantenerlo” y que cada vez que hay un espectáculo hay que pagar a un equipo técnico “lo que es ya una especie de privatización”. Prefiere dedicar ese dinero, como así hará a partidas sociales.

No habrá fiestas mayores

El alcalde se sometió además a posteriori a la batería de preguntas de los medios y ratificó por ejemplo que están ya presentados los proyectos de escaleras mecánicas en cinco puntos de la ciudad, y el 20 de abril le entregarán el de Concordia. También habrá estudio de coste de mantenimiento de estas escaleras.

Ratificó además que no habrá fiestas mayores a causa de la pandemia y “si no hay cuarta ola creemos que las primeras fiestas que se podrán celebrar con normalidad serán las de San Martiño”. Espera llevar también a Xunta de Goberno Local el proyecto para volver a intentar reabrir la plaza de abastos de A Ponte y, en cuanto a la falta de presupuestos de 2021, señaló que “espero poder aprobar los de 2022 en noviembre e ironizó que “aún tienen dos años y dos meses para una moción de confianza”.

Tacha de "subvención-trampa" las Red.es

Pero la comparencia de ayer de Gonzalo Pérez Jácome tenía otro objetivo al margen de su posicionamiento sobre el tema cultura, como era el de poner la tirita, antes de la herida y, en previsión a que en el pleno del viernes, le caerán críticas por anunciar que hizo “todo lo posible para renunciar a las subvenciones del programa estatal Red.es para Ourense, ayudas que habían empezado a gestionar desde el Concello sus entonces socios de gobierno municipal del PP Jácome explicó sus motivos. “Era una subvención trampa” indicó. El programa Red.es, proponía 2,9 millones para la ciudad, señaló pero el Concello ponía y 1,2 millones y del total “700.000 euros ya había que destinarlos en estudios de consultorías que no se sabe ni para donde van”. El resto , señala eran para que “cuatro listillos que nos iban a vender cuatro chips” criticó pues “se iban a dedicar a luces que se encienden al pasar los peatones, cuando en la ciudad falta mucha iluminación por poner; para el “smart parking” , que permite saber donde aparcar el coche si vas a las termas, cuando no hay parking allí, para un sistema inteligente para turistas termales cuando no sabemos cómo será el protocolo que nos exigirá la Xunta para poder reabrirlas”.

Compartir el artículo

stats