Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El turismo natural se reivindica: “Es una tendencia que esperemos que continúe”

La pandemia aviva el senderismo y el cicloturismo por el patrimonio provincial que tiene en el Parque del Xurés, Pena Trevinca y el Macizo Central su foco principal de atracción

Los paseos del río Miño fueron un refugio para los ourensanos en medio de la pandemia. |   // IÑAKI OSORIO

Los paseos del río Miño fueron un refugio para los ourensanos en medio de la pandemia. | // IÑAKI OSORIO

“Si que notamos máis demanda, pero sen dúbida a pasada fin de semana notámolo nas visitas a Aquis Querquennis e tamén na ocupación da área de autocaravanas, onde tivemos 21 plazas ocupadas de 28 plazas. Foi realmente fóra de toda previsión a de turistas que pasaron polo campamento romano”, explica Sandra Quintas, la alcaldesa de Bande. En Entrimo, el regidor tiene la misma sensación. Ramón Alonso dice que “houbo xente polos lugares máis atraíntes do concello. Ogallá se consolide este impulso e que esta tendencia continue”.

El turismo natural gana adeptos entre la sociedad ourensana avivado por una pandemia que cerró las esperanzas de viajes entre las paredes de casa durante muchas semanas. Ya es rutina, ver a grupos de ciclistas por la ciudad y por los concellos del rural. También caminantes por los principales senderos de la provincia, que buscan aire para huir de la ciudad y de la rutina.

"Esperamos que se consolide esta tendencia"

decoration

El turismo bajó la persiana durante el pasado año y los datos del Instituto Nacional de Estadística (INE) no son de calidad en el ámbito provincial, por las medidas restrictivas que se implantaron desde los gobierno autonómicos y el ejecutivo nacional. El turismo natural se sustancia de vivencias y no solo de estadísticas de pernoctaciones en hoteles rurales o visitas a parques naturales registradas por los puntos de información. Los alcaldes consultados señalan que es una tendencia al alza en los últimos meses “para conocer mejor lo que tenemos y poner en valor cada vez el patrimonio natural de nuestra geografía”. Esperan que se estabilice una tendencia que llegó para quedarse y que tiene múltiples ofertas. No solo está el Parque del Xurés (gran afectado por los incendios en los últimos años), si no que la provincia es potencia en el turismo natural.

Desde la Federación Gallega de Montañismo, dicen que “la gente empieza a valorar una serie de aspectos que antes de la pandemia no lo hacían. Tenemos monasterios preciosos o rutas con una belleza paisajística enorme y eso la gente lo está descubriendo ahora, la gente está gratamente sorprendida”.

Y enfatizan en que “nosotros hemos aumentado las licencias en lo que va de año, así que es un síntoma de que la gente le gusta y, además, ahora tienen todas las posibilidades no solo con los mapas físicos, si no también con las aplicaciones y herramientas digitales que facilitan un poco más la vida”.

Decenas de personas en el Aquis Querquennis . | // FDV

Semana Santa

El puente festivo de San José se despide en la provincia con un turismo de interior (Galicia sigue cerrada perimetralmente) que abraza las posibilidades naturales y que podrán aumentar con los servicios que se reanuden, como por ejemplo, los puntos de información de diferentes parques, como el de O Xurés, que todavía permanecen todavía cerrados y con una mayor oferta de hoteles rurales ya que una gran mayoría todavía no abrieron.

“Supoñemos que en Semana Santa, si o tempo acompaña, tamén vai a ser de gran oportunidade turística"

decoration

En el horizonte está la Semana Santa, con una gran oportunidad para certificar y confirmar la tendencia turística que arraigó la pandemia. La regidora de Bande, Sandra Quintas, incide en que “supoñemos que en Semana Santa, si o tempo acompaña, tamén vai a ser de gran oportunidade turística. Pero, eu creo que é o efecto da pandemia, como non se pode saír da comunidade e a xente necesita saír das cidades e cambiar de aires deciden vir para o rural, para a naturaleza”.

El Parque Natural de O Xurés, tocar el cielo por Pena Trevinca, las oportunidades del enoturismo por Ribadavia, Valdeorras, Monterrei y la Ribeira Sacra maridadas con rutas senderistas y momentos de relajación entre la naturaleza huyendo de una pandemia que generó estrés, ansiedad y que incentivó el turismo natural.

Los alcaldes invitan a que la tendencia se quede, la Federación Montañismo la alimenta con más senderos y rutas por las que perderse y la pandemia estabiliza un turismo natural y rural que da aire a la economía del Ourense vaciado.

Las “sendas para conocer Ourense”: desde la Ribeira Sacra, pasando por Pena Trevinca

La Xunta de Galicia, a través de Turismo Galicia y de la mano de la Federación Gallega de Montañismo, acaba de reeditar un catálogo de senderos para descubrir Galicia. Un catálogo físico y también virtual a través de la aplicación “Sendegal” para teléfonos inteligentes. Dentro de ella destacan 30 senderos que están catalogados por la Federación Gallega de Montañismo en Ourense y que forman parte del atractivo natural de la provincia.

Raúl Leiros, vocal de la Federación, explica que “la pandemia hizo que la gente descubra cada vez más las posibilidades naturales que tiene a su alcance. Nosotros hemos aumentado el número de licencias este año”. Mochila en mano, ropa deportiva y los colores de Galicia en el móvil. Es un deporte barato y “te enseña a huir de la rutina, andas por diversión, primero empiezas con rutas y después te vas especializando, aunque ahora hay mucha gente que busca visitar monasterios en diferentes puntos de la Galicia rural o miradores, las posibilidades son muchas”.

La Federación aumenta sus licencias y las tiendas deportivas su venta para cubrir una necesidad que llegó con la pandemia. El catálogo que se puede descargar en la página www.turgalicia.com registra sendas que van desde la Ribeira Sacra, pasando por Castro Caldelas, por el concello a Teixeira, por los cielos de Pena Trevinca, por el espacio de A Veiga, por la zona más rural de O Carballiño y sin olvidar los monasterios de San Ribas de Sil o de San Pedro de Rocas, patrimonio cultural y etnográfico de la provincia. Raúl advierte que “ahora mismo es lo que más se demanda, porque hay rutas que dependiendo de la hora a la que vayas no encuentras a nadie y eso es una gozada. En Galicia tenemos muchas posibilidades, y por Ourense había más, porque con el problema de los incendios se descatalogaron 12 senderos que ahora mismo están sin balizar. Es una pena, porque Ourense sobre todo la zona de Pena Trevinca, tiene muy buenas zonas de senderismo”.

"Cualquier persona lo puede hacer"

decoration

Del Cañón del Sil en Santa Cristina, del Bidueiral de Gabín, la ruta de Os Castros de O Irixo, senderos mágicos de Castro Caldelas, el roteiro del Arnoia, la senda del Arenteiro o la de Santa Marta, el sendero de Pena Corneira en Leiro o la senda de Boborás. Las oportunidades son múltiples y están todas concentradas en un catálogo y una aplicación que desde la Federación Gallega de Montañismo se sienten molestos porque no aparece su logo por ningún lado, ya que ellos son los encargados de balizar las rutas y senderos y homologar todas aquellas nuevas o que han sido acondicionadas y cumplen una serie de parámetros.

Sin limitaciones de movilidad, la playa es un atractivo, pero la zona montañosa de Ourense es un atractivo para aquellos que han encontrado en la naturaleza una oportunidad para huir de la ciudad y respirar cultura, naturaleza y etnografía. “Cualquier persona lo puede hacer, después hay una serie de grados más técnicos, pero lo bueno que tiene el senderismo es que es barato y cualquier personas lo puede hacer”, advierten desde la Federación. Zapatillas, chaqueta, mochila y bucólica naturaleza.

Compartir el artículo

stats