Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Así doblegó la curva la ciudad de Ourense: de 1.023 casos el 1 de febrero a 79 ayer

En toda la provincia, el descenso en el mismo lapso fue de 2.874 a 219 | El número de pacientes con infección activa sigue cayendo semana y media después de la desescalada

La evolución de la tercera ola en Ourense ciudad y provincia. // SIMÓN ESPINOSA

La evolución de la tercera ola en Ourense ciudad y provincia. // SIMÓN ESPINOSA

La explosión de contagios de coronavirus por las reuniones de Navidad y las interacciones sociales de los días posteriores a las fiestas llevaron a la ciudad de Ourense a niveles de incidencia por encima de los 800 casos por 100.000 habitantes, más del triple del umbral de 250 que el Ministerio de Sanidad considera un indicador de que existe riesgo extremo y transmisión descontrolada del Sars-Cov-2, el virus que causa el COVID. La tercera ola dejó el 1 de febrero en la ciudad de As Burgas (105.000 habitantes) un pico de 1.023 pacientes con una infección activa, el doble que la cifra máxima de la segunda ola, en otoño, con 572 casos el 13 de octubre. En poco más de un mes, la incidencia ha ido cayendo progresivamente. Sin freno, la curva se ha ido doblegando en la ciudad. Ayer se contabilizaban 79 casos activos, según el balance diario del Sergas. Es el mejor dato de 2021.

El 9 de enero, con 259 casos en la ciudad, se aplicó el confinamiento perimetral de Ourense y Barbadás. El día 14, con la curva ya en 456, la Xunta aprobó nuevas restricciones. El 27 de enero se cerró la hostelería y los 313 concellos quedaron perimetrados: había 987 pacientes de COVID en la ciudad de As Burgas.

La incidencia actual en la capital de la provincia es de 65 casos por 100.000 habitantes a 14 días, solo por detrás de Lugo (62) y Santiago de Compostela (61). En el conjunto del área sanitaria ourensana, en las últimas 24 horas solo se contabilizaron 4 nuevos contagios, tras efectuarse en el mismo periodo 251 pruebas PCR. La incidencia acumulada a 14 días es de 58 casos por 100.000 habitantes, de 32 tomando la última semana como referencia.

El alcalde, Gonzalo Jácome: "Es una gran noticia; se ha demostrado empíricamente que es posible que se produzca un gran bajón sin un confinamiento total”

decoration

El número de casos activos en la provincia descendió ayer de nuevo, hasta los 219. También se redujo la presión hospitalaria: 27 ingresados, 4 de ellos en las áreas de críticos. Semana y media después de la desescalada –comenzó el 26 de febrero–, los números han seguido bajando en la ciudad y la provincia, sin que se aprecien signos de posibles rebrotes con el tiempo transcurrido por ahora. En esa primera jornada de reapertura de la hostelería y los perímetros, había 121 casos activos en la ciudad, 366 en total. El 1 de febrero, en el conjunto del territorio ourensano se contabilizaban 2.874. El pico de la tercera ola en el área sanitaria provincial fue de 2.989 casos el 28 de enero, un día después de la entrada en vigor de las restricciones máximas en Galicia.

Profesionales sanitarios en la UCI del hospital privado Cosaga. // BRAIS LORENZO

“Siempre hay que estar preocupados ante una posible cuarta ola, porque ya recaímos en varias ocasiones. Pero lo cierto es que todos vamos aprendiendo, tanto la ciudadanía como los que tomamos decisiones. Sabemos que reducir la interacción social es relevante y que, independientemente del avance en la vacunación, hay que cumplir las medidas y cautelas, porque el virus sigue ahí, escondido y esperando a que cometamos errores o deslices. Esperanza sí, pero prudencia por supuesto”, expresaba este lunes el gerente sanitario de la provincia de Ourense, Félix Rubial.

Un año de crisis sanitaria y social ha hecho mella a la sociedad en general y, sobre todo, al personal sanitario. Pero a la fatiga pandémica se opone “una serenidad activa que aporta contar, día a día, con un mayor conocimiento de esta enfermedad, de la fase aguda, de sus secuelas y del impacto que va teniendo. La vacunación masiva, con un esfuerzo logístico importantísimo, es la esperanza de poder recuperar en buena medida la vida social y de ocio que teníamos, una oportunidad de mejorar la vida de las personas”, añadía el responsable del área a este periódico.

El alcalde de Ourense, Gonzalo Jácome. // IÑAKI OSORIO

El alcalde de Ourense, Gonzalo Jácome, publica cada día en su perfil de Twitter el dato de casos activos en el municipio. “Yo no soy un experto y mi opinión es la de cualquier ciudadano”, deja claro por delante, “pero considero que si fuimos capaces de rebajar de más de 1.000 a 79 casos en un mes, en un descenso en la misma proporción que logró Portugal confinando todo, hemos demostrado empíricamente que es posible que se produzca un gran bajón sin un confinamiento absoluto. Es una gran noticia”.

El regidor, con optimismo prudente de que entre el mayor conocimiento de la enfermedad y la vacunación se pueda evitar una cuarta ola, cree que la multiplicación de contagios a medida que avanzaba el mes de enero en Ourense se debió a que “somos, como yo digo, una ciudad El Almendro, a la que la gente vuelve por Navidad. En Madrid quizá no subió tanto y tuvo la hostelería abierta porque exporta personas, se queda vacía; aquí en cambio las recibimos”.

La hostelería opera en interior (30% de aforo) y terraza (50%) desde el 26 de febrero, inicio de la desescalada. // IÑAKI OSORIO

Vilardevós se suma a Boborás y Mezquita en restricción máxima

Desde las 0 horas de la noche del jueves al viernes, los 1.800 habitantes de Vilardevós no podrán salir del municipio sin causa justificada ni reunirse con personas con las que no conviven. Además, la hostelería deberá cerrar, tanto en interior como en terraza. Hay 7 casos activos de COVID. El comité clínico decidió ayer incluir a este concello del sur de la provincia en el nivel de restricciones máximas, una categoría en la que se encuentran desde este pasado lunes los municipios de Boborás –2.200 vecinos y 13 casos– y A Mezquita, con un millar de residentes.

Una vecina y un bar cerrado en Boborás, este pasado lunes. // BRAIS LORENZO

5.000 ourensanos afectados

Son 5.000 los vecinos a los que limitan las restricciones máximas aplicadas en estos tres concellos.

Compartir el artículo

stats