Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La creación de una casa de lusofonía

La lusofonía, lengua extensa y útil.

La lusofonía, lengua extensa y útil.

Banderas de la lusofonía.

El presidente de la Diputación Provincial, Manuel Baltar, en una videoconferencia celebrada el pasado 18 de febrero con Daniel Lago y José Carlos Morell, presidente y secretario de la asociación impulsora, acompañados del consultor Juan Carlos Piñeiro, ha aceptado la propuesta de firmar el correspondiente convenio para la creación en Ourense de una “Casa da Lusofonia”. La noticia, además de sorprendente, es de una importancia capital, y si se hace realidad será enormemente positiva para nuestra ciudad y provincia, tema del que no tenemos la menor duda. El presidente Baltar pronunció unas muy adecuadas palabras sobre el particular, entre las que destaca la certera frase “O obxectivo entra de cheio con a Galiza que defendemos desde a Deputación e con os evidentes vencellos con a língua portuguesa”.

Los realizadores de la propuesta de creación antes citados ponen como modelos para la misma la Casa Asia de Barcelona, Casa de América de Madrid, Casa África de Las Palmas y la Casa Árabe de Córdoba. También, con acierto, señalaron que debería contarse con las adhesiones y el apoyo de entidades lusófonas que ya existen en nuestra tierra, entre las que pensamos que no deben faltar la Fundación “Meendinho”, presidida por Alexandre Banhos Campo, la Associaçom Galega da Língua (AGAL), la Associação Sócio-Pedagógica Galaico-Portuguesa (ASPGP), la Associação de Amizade Galiza-Portugal (AAG-P), las Irmandades da Fala de Galiza e Portugal (IFGP) y la Academia Galega da Língua Portuguesa (AGLP). A nivel internacional, además de seguir escrupulosamente los procedimientos estatales e internacionales para su materialización real, tendría que contarse con el “Eixo Atlántico” y con la Comunidade de Países de Língua Portuguesa (CPLP), creada esta en 1996, con sede actual de su presidencia en Lisboa, y antes en Cabo Verde y Angola.

El presidente de la Diputación, Manuel Baltar abundó, con argumentos certeros e históricos, que Ourense fue un lugar muy importante, junto con Lugo, de la antigua Gallaecia, siendo innegables las relaciones positivas que siempre tuvimos con Portugal, llevadas a cabo, por ejemplo, por nuestras grandes figuras como Vicente Risco (fue gran amigo de Teixeira de Pascoaes), Florentino L. Cuevillas (amigo de Joaquim Rodrigues dos Santos Junior), Ramón Otero Pedrayo, que participó en numerosos encuentros culturales celebrados en el vecino país, Ben-Cho-Shey, Isaac Alonso Estraviz, José Paz, con sus numerosas ediciones de las Jornadas do Ensino de Galiza e Portugal, las mostras del libro portugués y los encuentros de juegos populares galaico-portugueses. También la poetisa Pura Vázquez, colaboradora de la revista QuatroVentos, que se editaba en Braga, el Festival de la Canción del Miño, que siempre lo presentaba Manolo Rego en Portugal todos los años, y últimamente también el Festival de Cine OUFF, con participación portuguesa, y algún año con proyecciones de filmes brasileños. Sin olvidarnos, por supuesto, de los importantes trabajos de investigación etnográfica y arqueológica galaico-portuguesa de Jesús Taboada Chivite, Antonio Rodríguez Colmenero, Felipe Senén López Gómez, Jesús Ferro Couselo, Gerardo Dasairas Valsa, José Rodríguez Cruz y Antonio Martínez Coello. Y de la participación en encuentros culturales galaico-portugueses a un lado y otro de la “raia” de importantes personalidades como António Cabral del Centro Cultural de Vila Real (CCVR), de Antonio Lourenço Fontes (“Padre Fontes”), de la asociación cultural de Vilar de Perdizes y organizador de los Congresos de Medicina Popular, Baltasar González Colmenero de la asociación “Penas Libres” de Vilardevós, José Manuel Barbosa Alvares, organizador cada año por el mes de mayo de las “Jornadas das Letras Galego-Portuguesas” en la localidad fronteriza de Pitões das Júnias, de M.ª do Carmo Henriques Salido y su esposo, ya fallecido, José Posada, que mantenían una importante relación de amistad con el grande gallego lusitanista Ernesto Guerra da Cal, al que visitaban cuando residía en la capital portuguesa, y el presidente de la Câmara Municipal de Montealegre Orlando Alves, grande amante de nuestra tierra galaica. Teniendo que mencionar también que la asociación cultural “Arraianos”, radicada en la villa de San Rosendo, concede cada año los premios de “arraiano maior” a personalidades gallegas y portuguesas.

Así mismo, la ciudad de Ourense está hermanada con la transmontana de Vila Real, y desde hace bastantes años se convoca para escritores gallegos y portugueses el Premio de Poesía “Cidade de Ourense”, con un jurado mixto integrado por representantes de ambos países. También la villa de Celanova está hermanada con la portuguesa de Santo Tirso. Es por ello que, estando nuestra tierra integrada en el Eixo Atlántico, y siendo Ourense una importante localidad histórica del noroeste peninsular, verdadera cuna del idioma gallego-portugués y la lusofonía, la creación en la ciudad de las Burgas de una “Casa da Lusofonia” está más que justificada. El propio Manuel Baltar también llegó a afirmar aquello tan certero de que “El portugués es el idioma de trabajo de veinte organizaciones internacionales”, lo que hace abrigar verdaderas esperanzas de que la creación de esta institución va a ser una realidad en nuestra ciudad, llenándonos de alegría y optimismo. Y haciendo ver que la lengua gallega, tal como señalaban los más importantes pensadores de la cultura gallega, es un idioma extenso y útil. Que está presente actualmente, siendo oficial en ocho países, en Galicia, Portugal, Brasil, Angola, Mozambique, Cabo Verde, Guinê-Bissau, Santo Tomé, Príncipe, Malaca-Singapur y hasta en Goa, incluidas Damau y Diu (India) y Macao (China), además de Colombo (Sri Lanka).

Es conveniente remarcar que las más importantes personalidades de la cultura gallega a lo largo de la historia siempre estuvieron a favor de la lusofonía y tenían claro que el gallego y el portugués eran el mismo idioma, que nació en la antigua Gallaecia romana (Galicia y Norte de Portugal, hasta el río Mondego), y lo único que eran un poco diferentes eran los acentos de cada lugar al hablar, tal como acontece con el castellano hablado en Palencia, Sevilla, Buenos Aires o Caracas, del que nadie dice que en todos los casos no sea castellano. Infelizmente, sin permitir cualquier debate y persiguiendo a los discrepantes que seguían fielmente los postulados lingüísticos de los galleguistas históricos, en 1982 el Instituto da Língua Galega (ILG), la RAG y la Xunta del momento, de acuerdo con el inefable profesor asturiano Constantino García, que no sabía gallego, pero si “bable”, impusieron para el idioma gallego por decreto una ortografía castellanista y antietimológica, que todavía se sigue imponiendo y que después de casi cuarenta años ha causado tanto daño al idioma de nuestra comunidad, aislándola del contexto lusófono mundial en el que, por haber sido la verdadera cuna de la lengua, debería estar inserta. Y favorecer las relaciones culturales y educativas entre los países del mundo que usan nuestra lengua, además de mantener las relaciones comerciales y económicas de las diferentes empresas gallegas con las de estas naciones, que tan beneficiosas serían para nuestro progreso, como bien claro lo tenían Pepe Posada y, especialmente, Eulogio Gómez Franqueira, creador de esa gran empresa llamada COREN. Este lo manifestó en numerosas ocasiones y si viviese se llevaría una gran alegría con la creación en Ourense de la “Casa da Lusofonía”, que estamos comentando.

Es bueno recordar las frases y opiniones sobre el particular, escritas o pronunciadas de forma oral, de nuestras grandes personalidades culturales, que traducimos desde el gallego para el castellano. La antología que hemos elegido es la siguiente:

1.-Manuel Murguía (uno de los creadores de la Academia Galega): “Lo primero es nuestra lengua, la lengua que habló este pueblo, y la que hablan y entienden cerca de tres millones de gallegos, veintiocho millones de habitantes de Portugal y de sus dominios, cincuenta del Brasil”.

2.-Juan Vicente Biqueira: “Para adaptar nuestra literatura a los lectores lusófonos tenemos que admitir su ortografía, es decir, la que es válida en Portugal y todos los países lusófonos, con muy pocas modificaciones (¡bien pequeñas por cierto!) que exigen algunas diferencias que existen de léxico y acento”.

3.-Vicente Risco: “Pocos gallegos se tienen percatado de lo que Portugal es para nosotros: Portugal es la Galicia libre y creadora, que llevó por el mundo adelante nuestro idioma y nuestro espíritu, y llenó de nombres gallegos el mapa del mundo, en Brasil, África y Asia”.

4.-Antón Vilar Ponte: “¿O es que todavía hay quién, poseyendo alguna cultura, piense que nuestro idioma y el de Portugal no son todo uno y mismo, con idéntica sintaxis y léxico, salvo pequeñas diferencias de morfología, ortográficas y prosódicas, tan fáciles de subsanar, y salvo galicismos y americanismos que abundan en el habla de nuestros hermanos del otro lado del Miño? (…) Entre el gallego y el portugués de hoy no hay mas diferencias que las existentes entre el castellano de Castilla y el de Andalucía y América, y su unificación es tan fácil, si no más, que la realizada por flamencos y holandeses con su idioma común”. (…) “Mientras el portugués viva, el gallego no morirá”.

5.-Rafael Dieste: “Existe entre el gallego y el portugués tan estrecha afinidad que cuanto más portugués es el portugués y más gallego es el gallego, mas vienen a semejarse”.

6.-Alfonso R. Castelao: “El gallego es un idioma extenso y útil porque, con pequeñas variantes, se habla en el Brasil, en Portugal y en las antiguas colonias portuguesas” (…) “Deseo, además, que el gallego se acerque y confunda con el portugués” (…) “Nuestra lengua florece en Portugal” (…) “Cuando voy a Portugal, al volver a Galicia me siento mucho más gallego”.

7.-Ricardo Carvalho Calero: “De la misma manera que los diferentes dialectos del castellano se escriben con la misma y única ortografía, aunque la pronunciación andaluza, por ejemplo, difiere considerablemente de la burgalesa, cabría una ortografía unificada para el ámbito gallego-portugués, aunque un hablante de Compostela, otro lisboeta o uno de Évora manifiesten también sus peculiaridades en su acento y pronunciación del habla”.

8.-Ramón Otero Pedrayo: “Galicia, tanto etnográficamente y desde el aspecto lingüístico, es una prolongación de Portugal; o Portugal es una prolongación de Galicia, lo mismo da”.

9.-Ernesto Guerra da Cal: “El verdadero meridiano espiritual gallego pasa por Lisboa y por Rio de Janeiro, y cuanto antes reconozcamos esta verdad, antes se abrirán a nuestra antigua voz recuperada las posibilidades de sonar fuera de los restringidos confines comarcales (o provincianos) en los cuales nos estamos encerrando, ciegos a las amplias perspectivas que tenemos delante de los ojos”. Ciertamente, opinión más clara a favor de la lusofonía no se puede dar.

Si al final, por suerte, la “Casa da Lusofonia” en Ourense llega a ser una realidad, se puede albergar en ella la magnífica biblioteca lusófona del profesor José Paz, que dona de forma gratuíta, con muchísimos libros y revistas, además de Cds y DVDs de cultura gallega, portuguesa, brasileña, de Goa y de los países lusófonos africanos. Y ello alegrará también a grandes lusófonos como los profesores, Barbosa, Henríquez, Estraviz, Gil Hernández, Montero Santalha, Brea, Vilhar Trilho y Adela Figueroa. Pero no contentará a los furibundos antilusistas como Ferrín, Alonso Montero, Ramón Lorenzo, Palacios, Monteagudo, Darío Xohán Cabana, Pilar García Negro y Francisco Rodríguez Sánchez.

(*) Educador Social y Animador Cultural

Compartir el artículo

stats