Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

CRISIS SANITARIA GLOBAL

14 municipios ourensanos más de desescalada

A Peroxa, A Gudiña y Gomesende pasan de nivel máximo al grado de medio de restricciones, mientras Boborás se queda aisalado en una provincia con libre movilidad

Una carnicera de A Peroxa atiende a los clientes en el umbral de la puerta.   | // BRAIS LORENZO

Una carnicera de A Peroxa atiende a los clientes en el umbral de la puerta. | // BRAIS LORENZO

Un vecino se recuesta sobre el sofá de su casa en A Peroxa: “E que vou facer non hai nada que facer”. Ayer, el concello registraba cuatro casos de coronavirus activos y tras la negativización y el buen comportamiento de la sociedad hoy podrán celebrar que la hostelería abra al 30% en el interior y volver a tomar un café caliente dentro de las instalaciones. Además otra de las limitaciones básicas, como era la movilidad, desaparecerá después de la decisión de la Xunta de decretar toda la provincia en nivel medio de restricciones, excepto Boborás.

“Xa hai ganas de ir poder dar un paseo por outro lado que non sexa A Peroxa”, dice otro vecino. Y eso que el concello se enmarca en una zona que es “patrimonio de la humanidad” como es la Ribeira Sacra. Las necesidades básicas, como ir a supermercados o grandes hipermercados en la capital, también se vieron limitadas por las restricciones y por el miedo a contagiar y ser contagiado. Unos compran en las tiendas de la localidad y otros prefieren ir a la capital. “Es que allí hay más variedad”, dice otra vecina.

Un vecino coge el coche después de ir a comprar. //BRAIS LORENZO

Es otro de los factores que influye en la economía del pueblo, que ve en la apertura del cierre perimetral una posibilidad de reactivar la economía. Bares, cafeterías y demás sectores productivos esperan no volver atrás y escapan de la idea de pensar en la Semana Santa: “No pensemos en ella”. El discurso político ya avisó que cerrarían la movilidad intercomunitaria y el turismo de interior será pulmón y el aire fresco para los sectores productivos.

No solo A Peroxa desescala su grado de restricciones ya que lo hacen otros 14 municipios en la provincia como son A Mezquita, A Gudiña, Viana do Bolo, Sandiás, Bande, Verea, Celanova, Gomesende, A Merca, Taboadela, Xunqueira de Espadanedo, Punxín y Beade. Todos ellos podrán reunirse en un máximo de cuatro persona, no tendrán restricciones de movilidad con concellos con la misma incidencia y celebrarán la apertura en el interior de la hostelería. La única excepción es que la movilidad no podrán ir a ningún municipio con superior incidencia. (Para consultar el mapa, se puede hacer en www.farodevigo.es o en coronavirus.sergas.gal/datos).

En casa, a la espera de la desescalada. | // B.L.

La “isla”

Hoy Boborás cambia el bar y la cafetería por el cribado. Ayer la única cafetería de Feás (Boborás), el Nitron, repartía las últimas cañas y los últimos cafés en el interior y supedita la asistencia de la clientela al buen tiempo y a disfrutar de la terraza.

El concello de Boborás es el segundo municipio que más casos activos tiene con 15, solo superado por la capital y el Sergas realiza hoy un cribado poblacional para hallar asintomáticos y cortar la cadena de transmisión de un virus que vuelve a cerrar el municipio carballiñés. Será la única región de la provincia con restricciones altas y tendrá que cerrar el interior de los bares solo pudiendo abrir la terraza al 50% hasta las 18.00 horas, estrenará el cierre perimetral con respecto a la provincia y mantendrá las reuniones sociales de cuatro personas no convivientes.

La incidencia de la provincia invita al optimismo, pero también a la responsabilidad y la prudencia. En la retina queda la tercera ola y el sufrimiento que dejó, en el horizonte se entrevé una Semana santa que puede preceder a otra ola, y ya sería la cuarta.

Compartir el artículo

stats