Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La pandemia elevó un 8% la mortalidad en Ourense

Dos mujeres llevan flores a un ser querido en el cementerio de San Francisco. |   // IÑAKI OSORIO

Dos mujeres llevan flores a un ser querido en el cementerio de San Francisco. | // IÑAKI OSORIO

El impacto de la pandemia del COVID-19 es evidente en las estimaciones de mortalidad que realiza el Instituto Nacional de Estadística. En 2020 hubo un exceso de muertes del 8% respecto al año anterior, lo que se traduce en 404 fallecimientos más en la provincia en el año de la pandemia. La cifra es muy elevada ya que en años anteriores se producían diferencias muy pequeñas entre uno y otro. En 2019, por ejemplo, se contabilizaron en Ourense 17 defunciones menos que en 2018, y este año se habían registrado 39 más que en 2017.

El golpe de la pandemia ha sido duro. Desde que se registró la primera víctima mortal en la provincia con COVID-19 confirmado, una mujer de 93 años interna en la residencia de mayores San Carlos, de Celanova que falleció el 19 de marzo de 2020, son 401 las personas que han perdido la vida en la provincia a causa de esta enfermedad, 310 hasta el 31 de diciembre, y 91 en lo que va de 2021, según los datos facilitados por la Consellería de Sanidade.

La segunda ola, la más letal

Aunque la tercera ola ha sido mucho más virulenta en cuanto a velocidad de crecimiento de los casos activos y número de contagios detectados, la mayor letalidad se produjo en la segunda, superando incluso a la primera no solo en diagnósticos positivos sino también en decesos.

Las estadísticas del coronavirus publicadas por el Sergas sitúan en el 1 de junio el último fallecimiento de la primera fase de la pandemia. Era la víctima 132. Hasta el 6 de agosto no se registró la 133, primera de una segunda ola que se alargaría el resto del año hasta comenzar la tercera.

Desde esa fecha de agosto hasta el 31 de diciembre se contabilizaron 178 muertes por COVID-19. Y desde entonces, enlazando ya con la explosión de contagios impulsados por los encuentros familiares de la Navidad y la resaca vacacional, el cómputo incorpora 91 muertes más, víctimas de esta tercera ola que ha consolidado ya su progresión a la baja.

5.108 muertes en todo 2020

Los datos recogidos por el INE cifran en 5.108 las muertes registradas en Ourense durante 2020. Las peores semanas en cuanto a letalidad coinciden con los picos de la primera y la segunda ola. La semana 14, entre el 30 de marzo y el 5 de abril, fue la peor del año. En pleno confinamiento, y con más de mil casos activos en el área sanitaria, se registraron 161 defunciones. El colectivo de mayores de 90 años es el que más acusa la diferencia respecto al año anterior, con 55 decesos más durante ese período que en el mismo de 2019, cuando no había pandemia.

La segunda semana peor en número de muertes fue la 42, entre el 12 y el 18 de octubre, cuando se alcanzó el pico máximo de casos activos en la segunda ola, 1.627. En ese período se contabilizaron 138 decesos, con una diferencia de 241 muertes más en el colectivo de más de 85 años.

En el cómputo del año, el mayor aumento de la mortalidad lo sufren los mayores de 90: 179 muertes más que en 2019.

Compartir el artículo

stats